Investigación logra nuevas baterías litio desde teléfonos móviles usados

ANDALUCÍA M.AMBIENTE

Investigación logra nuevas baterías de litio desde teléfonos móviles usados

Investigación logra nuevas baterías de litio desde teléfonos móviles usados Imagen de personas con teléfono móvil. Archivo EFE/ Jaipal Singh

Una investigación de la Universidad de Córdoba y la de San Luis, en Argentina, ha conseguido fabricar nuevas baterías de litio a partir de teléfonos móviles usados.

Estos dispositivos tienen unas bajas tasas de reciclaje y suelen terminar como basura electrónica si no reciben el tratamiento adecuado, lo que ahora puede ser revertido.

El trabajo ha logrado reciclar el grafito de estos dispositivos, ubicado en el polo negativo de la batería y cuya función es la de almacenar y conducir el litio, informó hoy la Universidad de Córdoba.

Según subrayó uno de los responsables del estudio, el profesor Álvaro Caballero, se ha conseguido eliminar las impurezas del grafito desgastado, reordenar su estructura y volver a reactivarlo para un nuevo uso.

Este mineral supone una cuarta parte del peso de toda la batería de litio, por lo que, al reciclarlo, “estamos recuperando un 25 por ciento de todo el sistema de almacenamiento de energía, un dato aún más relevante teniendo en cuenta que este material proviene del petróleo”, explicó Caballero.

Otro de los aspectos más significativos del trabajo es que en el polo positivo de esta nueva batería reciclada se ha conseguido prescindir del cobalto, usado ampliamente en la industria de los dispositivos móviles.

Según destacó otro de los autores principales del estudio, el investigador Fernando Luna, “el cobalto es un elemento tóxico y más costoso que otros como el manganeso o el níquel, utilizados en este esta investigación”.

Además, se trata de uno de los denominados ‘minerales de sangre‘, cuya explotación, al igual que el coltán, está asociada a minas en zonas de conflicto.

Según las conclusiones arrojadas por el estudio, “los resultados son comparables y en algunos casos, mejores, a los obtenidos con grafito comercial”.

Algunas de las pruebas realizadas concluyen que, en el mejor de los casos, la capacidad de la batería se mantiene estable tras superar los cien ciclos de carga, lo que equivale a un año aproximado de autonomía.

La investigación se ha efectuado a pequeña escala y a nivel de laboratorio, por lo que aún queda recorrido para que este proceso manual de reciclaje pueda estandarizarse, según los investigadores.

Las baterías de ión-litio son usadas a escala mundial y, aunque a lo largo de los últimos años les han salido algunos competidores como el sodio o el magnesio, siguen siendo insustituibles debido a su alta densidad y capacidad, aunque este metal se enfrenta a un grave problema de disponibilidad y concentración. EFEverde

Te puede interesar:

Consorcio europeo reciclará baterías de litio con financiación de la UE

 

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com