ALMACÉN GAS

Instituto Geográfico concluye hay relación directa entre seísmos y el Castor

Instituto Geográfico concluye hay relación directa entre seísmos y el Castor

El informe del Instituto Geográfico Nacional (IGN) sobre la actividad sísmica en el entorno del proyecto Castor concluye que existe una "relación directa" entre los más de 400 seísmos que se produjeron en septiembre de 2013 en el litoral norte de Castellón y la inyección de gas.

El estudio, además, revela la existencia de una falla en la zona hasta ahora no identificada y asegura que no se tuvo en cuenta el informe de “impacto de sismicidad inducida” para determinar la peligrosidad del proyecto Castor.

Teniendo en cuenta la peligrosidad sísmica de la zona, todo indica, según el informe, que el origen de la serie sísmica registrada tiene “una relación directa con la inyección de gas en el proyecto Castor”.

Esta inyección de gas, añade, habría “acelerado el proceso sismotectónico con acumulación de esfuerzos”.

El informe ha sido facilitado a Efe por el diputado de IU en el Congreso Ricardo Sixto, quien ha tenido acceso al mismo tras una petición de información al Congreso en relación al informe del Instituto Geográfico Nacional sobre los seísmos en el entorno de la plataforma Castor, situada frente a las costas de Vinaròs.

Con fecha de 10 de abril, el Congreso remitió al diputado el informe del IGN, fechado en diciembre de 2013, en el que se pone de manifiesto que existió una relación directa entre la actividad de la planta Castor y los cientos de seísmos que se produjeron en septiembre de 2013, quince de los cuales fueron percibidos por la población.

Sixto pide el cierre definitivo de la planta

Tras conocerse las conclusiones de este informe, Sixto ha reiterado la petición de cierre definitivo de la planta, y que esta clausura “no acabe costando dinero a los ciudadanos y a los consumidores de gas”.

Para el diputado de IU, “no sólo se pone de manifiesto la relación directa entre los seísmos y el Castor, sino que debieron hacerse más informes antes de autorizar el proyecto”.

Seguimiento especial del IGN

El informe del Instituto Geográfico Nacional explica que comenzó a hacer un “seguimiento especial” debido al incremento diario de la actividad sísmica en el Golfo de Valencia, a unos 20 kilómetros de la costa, frente a Vinaròs, a partir del 5 de septiembre de 2013.

El 26 de septiembre, el IGN recibió el encargo de realizar un informe sobre dicha actividad por parte del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Asegura que desde 1920 hasta el 1 de junio de 2013, el número de seísmos registrados en esa zona fue de 203, con una magnitud máxima de 3,3 grados en la escala Richter.

Sismicidad inducida

En cuanto a la peligrosidad del emplazamiento de la plataforma, obtuvo un valor correspondiente al “nivel más bajo de peligrosidad sísmica a considerar en la Normativa Sismorresistente”, sin embargo, añade, “no se tuvo en cuenta el impacto de sismicidad inducida” que se debería estudiar para el caso de emplazamientos que puedan generarla.

Por otra parte, se recuerda que del total de cerca de 450 seísmos registrados en septiembre de 2013, tres de los cuales superaron la magnitud 4 en la escala Richter, una quincena fueron sentidos por la población de forma “leve o muy leve”.

En sus conclusiones el informe señala que la actividad sísmica registrada no pertenece a la de la denominada falla de Amposta, por lo que “se trataría de otra falla no cartografiada”, y aconseja que sean expertos geólogos quienes la identifiquen.

El argumento de la seguridad

El conseller de Economía de la Generalitat valenciana, Máximo Buch, ha asegurado que la postura del Consell permanece “inalterable” en que la seguridad de los ciudadanos, del entorno y del medio ambiente prima sobre cualquier otra consideración y que la plataforma Castor “debe seguir parada”.

“Mientras se mantengan dudas y no estén claros los informes y mientras exista una posibilidad de que estén relacionados -los movimientos sísmicos con la inyección de gas-, la instalación debe seguir parada a la espera de todos los informes definitivos”, ha manifestado el conseller.

Según ha informado la Conselleria, Buch ha insistido en que, como ha dicho el Gobierno central, la seguridad es lo primordial, y hay que esperar a que todo se aclare y “quede en evidencia” las causas de los movimientos sísmicos.

El conseller ha criticado “la política de despilfarros” del anterior Gobierno socialista, que gastó “1.800 millones en una instalación que no sabemos si se va a poder utilizar”.

Con ese dinero se podrían haber construido “900 centros de especialidades de salud”, según el conseller, quien ha agregado que con los 500 millones “despilfarrados en desaladoras que no sirven para nada, porque el coste del agua que producen no es asumible por la agricultura”, se podrían haber construido otros 250 centros sanitarios.

“El PSOE ha dilapidado el equivalente a 1.050 centros de salud en obras e instalaciones que aparentemente no van a servir para nada”, ha concluido. EFE

im/cbr/pv/rq

EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies