INDIA TIGRES

Farolas en aldeas de la India para ahuyentar a los tigres

Farolas en aldeas de la India para ahuyentar a los tigres

Algo tan sencillo como la instalación de farolas alimentadas con placas solares, se ha demostrado como una idea ingeniosa para evitar ataques de tigres en aldeas de la India, un país donde estos felinos llegan a causar el pánico.

Anurag Danda, de la organización conservacionista WWF en el país asiático, relató a Efe que ya están instaladas 78 de estas farolas en aldeas de Sundarbans, una extensa zona de manglares en el estado de Bengala, en el este de la India.

Además de ahuyentar a los tigres, la instalación de estas luces solares ha servido de paso para llevar la electricidad a estas pequeñas aldeas, muchas de ellas diseminadas por las islas del manglar, un territorio cubierto de agua por las mareas.

Danda destacó que otras treinta luces están en proceso de instalación, porque se ha demostrado que “evitan que los tigres desorientados lleguen a las aldeas”, con lo que se reduce el riesgo de ataques a sus habitantes.

Los ataques de estos felinos a personas son un problema en muchas zonas de la India, en la que algunos ejemplares llegan a causar el pánico en poblaciones en las que se les atribuye la muerte de varios vecinos, hasta el punto de que se les llama “devora hombres”.

Aunque en el caso de este espacio natural los ataques se deben principalmente a tigres desorientados, que van nadando de isla en isla y de repente se encuentran con los habitantes de un poblado.

Unos moradores que han acogido con alivio esta iniciativa de las farolas, “sin que se haya producido ni vandalismo ni robos” de luces, sino al contrario, la satisfacción de ver que la idea funciona, comentó el responsable de WWF.

Reserva de la Biosfera

Una de las farolas instalada en las aldeas de Sundarbans para evitar los ataques de tigres.

Una de las farolas instalada en las aldeas de Sundarbans para evitar los ataques de tigres. EFE/Shubro Sen/WWF

La zona de Sandarbands, declarada Reserva de la Biosfera, conserva alrededor de un centenar de tigres, una cifra que puede parecer no muy elevada, pero que es suficiente para que se produzcan esos encuentros indeseados con sus moradores o con el ganado.

El proyecto de WWF, denominado “Lights for Stripe”, se financia por el método de suscripción popular, o “crowdfunding” en inglés, y se desarrolla preferentemente entre noviembre y marzo, cuando el tiempo es más benévolo en la zona, con menos vientos y tormentas.

La India cuenta con más de medio centenar de reservas para el tigre indio o de Bengala, en casi una veintena de los 28 estados del gigante asiático, aunque la población de este felino era de poco más de 1.700 ejemplares en los últimos censos, que datan de 2011.

Según National Geographic, la mayor parte de estos animales huye de la presencia humana, por lo que solo muy pocos ejemplares se convierten en los temidos devoradores de personas, generalmente tigres enfermos o incapaces de cazar con normalidad.

Por ello, no son raras en el país noticias como la que el pasado enero relataba que una tigresa había matado, en diferentes ataques, a ocho personas en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India.

O como la que un mes antes informaba de una operación para encontrar y matar un tigre al que se atribuía la muerte de tres personas en el estado de Karnataka, en el sur del país, precisamente en una de la reservas de la especie, en el Parque Nacional de Bandipur. EFEVERDE




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies