COLOMBIA INDÍGENAS

Los indígenas “no son objetos decorativos”, le recuerdan al presidente de Colombia

El presidente de Colombia, Iván Duque, con integrantes de una comunidad indígena. EFE/Carlos Ortega

Las fotografías del presidente colombiano, Iván Duque, en las que aparece con varias autoridades indígenas que no estaban sentadas en la mesa principal en donde el gobernante encabezó el lunes la PreCOP de la Biodiversidad, en el selvático departamento del Amazonas, desataron una polémica y críticas de racismo.

El presidente se desplazó a Leticia para hablar sobre conservación de la biodiversidad y afirmar la necesidad de poner a las comunidades indígenas en el centro de la agenda medioambiental, pero estas se quedaron fuera de la mesa.

La Asociación de Cabildos Indígenas del Trapecio Amazónico (ACTAM) dijo hoy en un comunicado que rechazaba de “forma contundente el espectáculo mediático liderado” por el presidente y “algunos compañeros indígenas de la comunidad en donde se realizó el evento Precop de la Biodiversidad”, al cual no fueron invitadas las autoridades de varias comunidades, según esa organización.

Denuncian que quienes allí estuvieron con el Gobierno no pertenecían realmente a las comunidades amazónicas y se prestaron para el ” show” político.

Falta de conectividad 

El evento tuvo “conectividad suficiente para la participación virtual” de diferentes personalidades como los presidentes de Ecuador, Guillermo Lasso; de Chile, Sebastián Piñera, y del secretario general de la ONU, António Guterres, señalaron, mientras ellos sufren “cotidianamente” por la falta de conectividad que afecta los la educación de sus hijos.

“No somos objetos decorativos para embellecer gobiernos”, al tiempo que repudiaron la “actitud de los compañeros que se prestaron para ese evento”, sostiene el documento de la Asociación de Cabildos.

En la mesa instalada para el evento estuvieron Duque, el ministro del Medio Ambiente, Carlos Eduardo Correa, y la jefa de Gabinete, María Paula Correa, entre otros.

Los indígenas estaban sentados en unas pequeñas butacas que ellos llaman “pensadores” y que ocupan cuando discuten temas de interés para sus comunidades.

Sin embargo, el hecho de no ocupar la mesa principal y de quedar en un nivel inferior desató una serie de reacciones en las redes sociales cuyos usuarios calificaron como algo irrespetuoso para los indígenas.

Las críticas

“Estamos en la comunidad Jussy Monilla Amena y quiero aprovechar que hay algo muy bonito en la comunidad; ustedes aquí en la maloka utilizan estas sillas que llaman ‘pensadores’ que son las sillas que hacen parte de sus tradiciones ancestrales, en las que ustedes siempre se sientan, y quiero agradecerles a todos que nos acompañaran en estos paneles” dijo Duque el lunes, sin aludir a las críticas.

Culturalmente los indígenas no discuten sus asuntos sentados a una mesa, sino que utilizan la maloka para hacerlo. La mesa la consideran un utensilio en los que se sirve la comida pero no el lugar para hablar de temas que afecten o beneficien a su gente.

Los “pensadores” son pequeños asientos con un espaldar. Los mismos indígenas los tallan con figuras de animales de la selva, especialmente jaguares, monos o pájaros.

Al respecto, el senador indígena Feliciano Valencia escribió en redes sociales: “Los pueblos y naciones indígenas de Colombia somos guardianes del territorio y sujetos de especial protección. Nos corresponde enfrentar el cambio climático en un ejercicio concertado de gobierno a gobierno y no como objetos de decoración”. EFEverde

 

 




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com