CRISIS CLIMÁTICA

Las comunidades indígenas son clave para proteger la biomasa amazónica contra cambio climático

Recurso de archivo

Quito  (EFE).- Los territorios de las comunidades indígenas de la Amazonía y las áreas protegidas de esa extensa selva sudamericana son claves en la protección de la biomasa como factor de lucha contra la crisis climática.

Lo revela un estudio científico difundido en Quito por la Fundación ecuatoriana EcoCiencia, que participó en la investigación, y que ha sido publicado en la revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS).

Investigadores de varios países analizaron el impacto de la conversión de los bosques, su degradación y perturbación, y en su trabajo revelan el estado de pérdidas y ganancias de carbono forestal.

“Siempre se ha dicho que la Amazonía es un pulmón del planeta y debe seguir siendo así”, pero “ya se ha convertido en un emisor de gases de efecto invernadero”, sobre todo por la deforestación y degradación forestal a los que ha sido sometida, dijo a Efe Carmen Josse, directora científica de EcoCiencia.

La pérdida neta contabilizada entre 2003 y 2016 es de 1.290 millones de toneladas de carbono, añadió la investigadora al precisar que la Amazonía se ha convertido en un emisor de dióxido de carbono.

Según el estudio, si se consideran las pérdidas y ganancias del proceso del carbono, la foresta amazónica tiene registros diferentes de acuerdo a los sectores que se identifiquen. En los territorios indígenas, el resultado de pérdidas y ganancias es casi nulo, es decir se mantiene estable en la emisión de gases y su absorción; y es un poco mayor en las zonas protegidas por los Estados.

Sin embargo, es muy significativa en las áreas que no tienen ningún tipo de protección y que representan casi la mitad de la superficie de la selva amazónica, agregó la científica ecuatoriana. Esto quiere decir, recalcó, que la relación que tienen los indígenas amazónicos con sus territorios es más beneficiosa para la protección de la propia selva, algo que -según ella- “no ha sido suficientemente reconocido”.

La comunidad internacional -sostuvo en ese sentido- debe presionar a los gobiernos amazónicos para que se proteja mejor la selva y a sus custodios más importantes: los indígenas.

La Amazonía es un regulador de los temas de cambio climático y, por lo tanto, debe haber una mayor preocupación por el cuidado de sus bosques, en la medida que hay deforestación y degradación de su biomasa.

Josse puntualizó que, según el estudio, el 53 por ciento de la pérdida bruta de biomasa en la Amazonía entre 2003 y 2016 se debió a la deforestación y el resto, a procesos de degradación como la tala discriminada de árboles o la pérdida de volumen forestal en los bordes de los bosques talados.

Para Wayne Walker, del Centro de Investigación Woods Hole (WHRC) de Massachusetts, los Estados de la cuenca amazónica (Brasil, Perú, Colombia, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Guyana y Surinam) deberían brindar un mayor apoyo a los pueblos indígenas de la región para que protejan la selva.

“Nuestro trabajo muestra que los bosques bajo la administración de los pueblos indígenas y las comunidades locales siguen teniendo mejores resultados de mitigación de emisiones de carbono que las tierras que carecen de protección, lo que significa que su papel es crítico”, añadió en el informe difundido.

La investigación, insiste por su parte Steve Schwartzman, del Fondo de Defensa Ambiental y otro de los autores del estudio, muestra que “los territorios indígenas protegidos han reducido la deforestación y la degradación de los bosques en la selva amazónica en las últimas dos décadas, y continúan siendo un amortiguador efectivo contra el reciente aumento de la deforestación”.

“Para salvar la Amazonía los territorios indígenas deben permanecer protegidos”, subrayó.

Sin embargo, Tuntiak Katan, de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica), advirtió de los problemas que existen en la relación de los gobiernos con los pueblos indígenas de la región.

“Los gobiernos están debilitando las protecciones ambientales, violando derechos indígenas existentes y alentando la impunidad de los infractores. La situación pone en riesgo la existencia de nuestros pueblos y de nuestros territorios, que contienen los bosques más densos en carbono del mundo”, afirmó.

Los territorios indígenas y áreas protegidas amazónicas degradadas emiten carbono antes no detectado

EFE

fa/elb/ma




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com