INCENDIOS RIESGOS

Incendios urbanos forestales: más peligrosos y cada vez más frecuentes

Daños materiales en Los Llanos de Aridane (La Palma). EFE/Miguel Calero

Belén Rodríguez.- EFEverde.- Los incendios de interfaz urbano forestal, como el que se declaró en La Palma el pasado martes, son más peligrosos porque ponen en riesgo vidas humanas y viviendas y cada vez son más frecuentes debido al cambio climático y al hecho de que cada vez se le gane más terreno a la masa forestal para construir casas.

El ingeniero de Montes y director técnico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Incendios Forestales de la Comunidad Autónoma de Canarias (Infoca), Jorge Parra, ha explicado en una entrevista a EFE las características principales de estos incendios.

¿Cómo son los incendios de interfaz urbano forestal?

Son incendios que no solo afectan a la masa forestal sino también a viviendas, parcelas y fincas que se encuentran en el linde entre la masa forestal y la zona urbana.

En el caso de La Palma el incendio se originó posiblemente por una colilla, aunque todavía está sin determinar, en una carretera del municipio de El Paso, donde hay una gran cantidad de fincas abandonadas y también de viviendas rurales y vacacionales.

Más peligrosos

Son más peligrosos porque hay viviendas y personas, lo que genera “más problemas” a los técnicos, pues hay que invertir muchos recursos en protegerles. Por el contrario, en los incendios forestales todos los medios van enfocados a apagar el fuego en el monte.

En La Palma, aunque los efectivos se esforzaron en proteger las casas, cerca de 60 viviendas de una u otra manera se han visto afectadas por el fuego en los municipios de El Paso y de Los llanos de Aridane.

Además de los daños en viviendas, quedan por cuantificar los estragos del incendio en fincas y en granjas de animales en la isla, donde también se desalojaron a vecinas y vecinos (en torno a 120) de las zonas cercanas al incendio por precaución.

Más frecuentes

El cambio climático y el hecho de que cada vez se le gane más terreno a la masa forestal para construir casas, la mayoría de ocasiones como segundas viviendas o para uso turístico, hace que este tipo de incendios sean más frecuentes y virulentos.

Además, hay numerosas zonas agrícolas abandonadas, con una gran cantidad de vegetación que actúa como combustible.

En La Palma a estas características se suma la intensa ola de calor que se ha vivido, con rachas de viento de hasta 90 kilómetros por hora y temperaturas de más de 40 grados, lo que favoreció la proliferación de las llamas.

Uno de los incendios de tipo interfaz urbano forestal más graves de Canarias

Con 177 hectáreas afectadas por el fuego, el incendio que se originó el pasado martes en La Palma es uno de los más graves de su tipo, interfaz urbano, registrados en Canarias y el más importante originado en la isla.

También en Tenerife, en Santa Úrsula, y en La Gomera, en Hermigua, se han producido en los últimos años incendios que, tal y como ha sucedido en La Palma, han arrasado con casas y zonas agrícolas.

¿Cómo se puede evitar?

Limpiar la trama urbana y agrícola de rastrojo y llevar a cabo campañas de concienciación entre la ciudadanía son algunas de las medidas que se podrían llevar a cabo para evitar los incendios.

En el caso de La Palma, el municipio de El Paso está registrado como de “alto peligro” dentro de un plan del Cabildo, por lo que con anterioridad al incendio se sabía que esta zona era de riesgo.

Salvo en Lanzarote y Fuerteventura, donde no hay masa forestal, en el resto de las islas existe el mismo tipo de peligro que en La Palma debido, fundamentalmente, a la ausencia de una planificación del territorio y a un crecimiento desmesurado de viviendas.

Numerosas pérdidas

Aunque todavía no se han cuantificado las pérdidas ocasionadas por el incendio de La Palma, hay numerosas viviendas, alojamientos turísticos y zonas agrícolas afectadas.

Después de que ha sido controlado y ha bajado a nivel de alerta 1, por lo que el Cabildo es la institución que asume a partir de ahora las labores de liquidación y remate, el siguiente paso será cuantificar las pérdidas.

Meses para la extinción

Los operarios pueden tardar hasta varios meses en extinguir el incendio en función a la evolución de las temperaturas y a que no se produzcan más escoldos.

Hasta que se extinga, trabajarán en la zona más de cien efectivos del Cabildo de La Palma y los equipos del Gobierno de Canarias con base en la isla. Y, si fuera necesario, se movilizaría más personal. EFEverde

 

Te puede interesar:

 

El incendio de La Palma: un fuego de los más peligrosos que se recuerdan

 




Secciones: