Incendio de Tarragona sigue descontrolado tras quemar 4.000 hectáreas

INCENDIO TARRAGONA

El incendio de Tarragona sigue descontrolado tras quemar más de 4.000 hectáreas

El incendio de Tarragona sigue descontrolado tras quemar más de 4.000 hectáreas Vista del incendio en Ribera d'Ebre (Tarragona). EFE/ Jaume Sellart

El fuego sigue arrasando y descontrolado en la comarca tarraconense de Ribera d'Ebre, y afecta desde este miércoles por la tarde a varios municipios de la zona, donde ya ha afectado ya a más de 4.000 hectáreas, han informado los Bomberos de la Generalitat de Cataluña.

Unos 350 efectivos de los Bomberos han estado trabajando durante toda la noche para tratar de estabilizar el perímetro del incendio con la ayuda de unos 80 vehículos, 10 tractores y maquinaria pesada.

Medios para la extinción

A primera hora de la mañana se han incorporado 7 medios aéreos (2 helicópteros de mando, 3 helicópteros bombarderos y 2 aviones de vigilancia y ataque) y hacia las 09.30 horas se espera la llegada de dos hidroaviones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

La jornada ha amanecido con menos viento del que sopló ayer en la zona, lo que podría favorecer las labores de extinción, aunque se espera que sea también un día con altísimas temperaturas.

Los Bomberos trabajan en dos frentes, uno que bordea la carretera C-12, entre Maials y Flix, y que puede suponer un freno para la extensión del incendio por el margen izquierdo, y en otro frente en el flanco derecho, en una zona más escarpada y de difícil acceso para los medios terrestres.

El incendio se inició en la localidad de Torre de l’Espanyol y se ha extendido por los términos de Vinebre, La Palma d’Ebre, Flix y Maials, población del sur de la provincia de Lleida.

Origen del incendio en Tarragona

Los Agentes Rurales de la Generalitat están investigando si el origen del fuego se encuentra en un estercolero de una granja de la zona.

A consecuencia del fuego, esta mañana continúan cerradas al tráfico cinco carreteras: la T-714, entre la Torre de l’Espanyol y Cabacés, la T-2237, de Vinebre a la Palma d’Ebre, la T-703, de La Palma d’Ebre a la C-233, la C-233, de Bovera a Flix, y la C-12, de Maials-Flix.

Una cuarentena de personas han sido desalojadas de casas o masías por la proximidad de las llamas y de ellas 22 han pasado la noche en un centro de acogida instalado en Flix.

Se trata de uno de los peores incendios de los últimos 20 años en Cataluña, con un potencial de devastación de unas 20.000 hectáreas, según alertó ayer el conseller de Interior, Miquel Buch.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se ha desplazado esta mañana hasta el centro de mando del incendio forestal, situado en Vinebre, para seguir las labores de extinción y reunirse con las autoridades locales.

Situación “muy crítica”

El jefe de los Bomberos de la Generalitat, David Borrell, ha afirmado este jueves que la situación del incendio en la comarca tarraconense de Ribera d’Ebre todavía “es muy crítica”.

Las estimaciones actuales apuntan que se han quemado más de 4.000 hectáreas, pero las condiciones meteorológicas hacen que éste siga siendo un incendio con potencial para quemar 20.000 hectáreas, ha asegurado en declaraciones a los medios.

Actualmente los Bomberos han logrado estabilizar un tercio del flanco derecho del incendio, el más peligroso. “Pondremos todos los esfuerzos en consolidar este tercio y ver si a partir de la tarde podemos avanzar más”, ha explicado.

Sin embargo, el jefe de los Bomberos sigue mostrándose “muy preocupado” por la evolución de este flanco: “Pensamos que con las condiciones meteorológicas actuales el flanco derecho se puede acabar abriendo y subir hacia el norte y podemos tener una afectación de muchas más hectáreas”.

En cuanto al flanco izquierdo, continúa activo, pero los Bomberos lo han parado en la carretera C-12, donde se prevé que “con pocos recursos” se pueda frenar. “El país no está preparado para tener un incendio importante con simultaneidad”, ha detallado el jefe de los Bomberos.

Borrell ha explicado que en estos momentos se está trabajando con todos los medios disponibles. “La gran dificultad no es de medios sino de terreno. No es sencillo encontrar lugares seguros donde emplazar vehículos. La orografía es complicada y nos genera muchas dificultades en la intervención, lo que sumado con las duras condiciones meteorológicas no nos hace ser optimistas “, ha concluido. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com