MÉXICO PETRÓLEO

El incendio en el Golfo de México pone en duda el modelo energético de Pemex

Fotografía de archivo que muestra una plataforma petrolera en México. EFE/Edgar Ávila /Archivo

La fuga de gas de un conducto marino que provocó un aparatoso incendio en pleno Golfo de México ha puesto en cuestión la gestión de la petrolera estatal Pemex y ha escenificado los riesgos de la política energética del Gobierno mexicano.

“Insistir en un modelo de desarrollo económico que se funda en el aprovechamiento de combustibles fósiles nos deja a merced de este tipo de accidentes”, dijo este domingo a Efe el director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani.

Un accidente del que se sabe poco

A pesar de que las imponentes imágenes de un ojo de fuego en medio del mar recorrieron el mundo, hasta ahora hay poca información de lo que sucedió.

Al parecer habría fallado una válvula de un conducto submarino de Petróleos Mexicanos (Pemex), provocando una fuga de gas que entró en combustión y causó un gran incendio en alta mar.

La petrolera estatal, que tardó varias horas en informar del accidente, publicó un breve comunicado según el cual la fuga fue detectada a las 05.15 horas (10.15 GMT) del viernes en un gasoducto cercano a la plataforma KU-C, ubicada en la Sonda de Campeche, que alberga importantes yacimientos de crudo.

Según la empresa, “el incidente fue atendido de inmediato”, pues se desplazaron tres buques para apagar el incendio y se cerraron válvulas del gasoducto, de tal manera que la fuga se dio por controlada a las 10.45 horas (15.45 GMT), más de cinco horas después de su detección.

Durante su gira por el norteño estado de Sonora, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, fue preguntado por la prensa sobre lo ocurrido y se limitó a decir que “no hay pérdidas de vidas humanas” y que “se va a investigar” el origen de la fuga.

Impacto para el medioambiente

Las imágenes estremecieron a ambientalistas de todo el mundo, como la joven activista sueca Greta Thunberg, quien criticó en Twitter que “los líderes mundiales se llaman a sí mismos ‘líderes climáticos’ mientras abren nuevos campos petroleros, oleoductos y plantas de energía de carbón”.

También el exaspirante presidencial de Estados Unidos Bernie Sanders pidió tras el incendio que “nadie diga ahora que acabar con la dependencia de los combustibles fósiles es demasiado radical”.

No es el primer desastre petrolero en el Golfo de México, donde en 2010 ocurrió la mayor tragedia ambiental que se recuerda cuando una explosión de una plataforma de British Petroleum en aguas de Estados Unidos provocó un vertido de crudo durante 87 días.

El incendio ahora en costas de México ha derivado en críticas contra la política energética del presidente López Obrador, quien desde que asumió el poder ha apostado por el petróleo para conseguir la autosuficiencia energética del país.

Además, el mandatario mantiene una batalla en los tribunales para defender su reforma energética que prioriza las empresas del Estado, Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por delante de la inversión privada en renovables.

“Es una política enquilosada en el pasado. Entiendo que el presidente quiera fortalecer la soberanía del país, pero la seguridad energética se puede alcanzar con fuentes renovables de energía”, sostuvo el director de Greenpeace México.

Ampugnani explicó que a pesar de que la zona del accidente lleva décadas explotada, todavía hay vida marina que ahora se vio afectada, y opinó que el incendio demuestra una vez más que “este tipo de industrias son altamente peligrosas”.

La maltrecha Pemex

Las miradas están puestas también en Pemex, que desde hace años atraviesa una crisis de producción y de deuda, que asciende a los 113.900 millones de dólares.

“Hay un problema de falta de recursos en la empresa. Se han canalizado la mayor parte de recursos a la operación y al pago de deuda y se ha dejado de lado el mantenimiento”, comentó a Efe Paul Alejandro Sánchez, consultor energético y socio de Perceptia21 Energía.

Sánchez recordó que los sucesivos Gobiernos han utilizado a Pemex como una “máquina de dinero” a la que han sobrecargado de impuestos para recaudar recursos, pero “no se ha fortalecido internamente la empresa”.

La petrolera estatal es ahora la joya de la corona de la política energética de López Obrador, gran admirador del expresidente Lázaro Cárdenas, quien en 1938 expropió el petróleo, y se ha propuesto devolverle su esplendor.

Su Gobierno está construyendo la nueva refinería de Dos Bocas en Tabasco, tierra natal del mandatario, y recientemente compró la refinería de Deer Park, en Houston (Estados Unidos), un gasto criticado por las agencias calificadoras.

Durante su participación en abril en la Cumbre de Líderes sobre el Clima, apoyó la generación de energía “limpia y barata” a través de hidroeléctricas, pero defendió el uso del petróleo para el mercado interno. EFEverde.




Secciones:                        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com