INCENDIO FORESTAL

El viento complica la labor del centenar de medios que trabajan en Llançà (Girona)

Incendio en el Llança (Girona) que alcanzó el parque natural Cap de Creus. EFE/Quique Garcia

Un despliegue de noventa medios terrestres y 15 aéreos de los Bomberos de la Generalitat trabajan en el incendio forestal que desde el viernes afecta a Llançà y el parque natural del Cap de Creus, en Girona, donde el viento está dificultando las tareas de extinción y propicia que se reaviven las llamas.

El viento complica la extinción

Por el momento se registran cinco heridos leves entre los equipos de emergencias, con cuatro bomberos y un forestal afectados.

Los Bomberos han informado de que el perímetro del fuego sigue siendo irregular y que el viento de tramuntana que sopla en la zona está ocasionando nuevos focos secundarios del fuego, que según el último balance actualizado de los Agentes Rurales afecta por el momento a unas 410 hectáreas.

A los efectivos de la Generalitat se han sumado esta mañana once medios aéreos del Gobierno -7 aviones anfibio, 2 aviones de carga en tierra y 2 helicópteros Kamov-, según informa el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, que ayer ya envió siete de estos medios a luchar contra las llamas.

Cuatro carreteras continúan cerradas debido a la cercanía de las llamas: la GI-612 en Port de la Selva; la GI-613 de Roses a Port de la Selva; la GIP-6041 en Vilajuïga y la GIV-6121 en Port de la Selva, informa el Servei Català del Trànsit (SCT).

Tras una noche de lucha contra el fuego muy complicada, los efectivos de extinción centran ahora sus esfuerzos en el flanco izquierdo, por donde se ha abierto un foco secundario de mil metros más allá del perímetro.

Además de los 350 evacuados, con 231 personas acogidas en instalaciones del ayuntamiento de Port de la Selva, otras en las de LLançà y algunas que han optado por dirigirse a domicilios de familiares o amigos, se ha confinado a los vecinos de los núcleos de población de Selva de Mar, Fener de Dalt, Mas d’Estel y Mas Fumats.

Los desalojos, después de los de las urbanizaciones de Vall de Santa Creu, Beleser y Santa Isabel de ayer, se han ampliado esta noche a la primera línea de casas de las de Mora Dos, Perebeua y Barlovent, así como a una masía y a 120 clientes del cámping Port de la Vall.

Los Bomberos han pedido comprensión y mucha prudencia a los vecinos y han hecho un llamamiento para que nadie de los desalojados regrese a sus casas porque el incendio continúa activo.

“Una colilla  de negligencia con 50 años de reforestación”

El incendio forestal que ha comenzado este mediodía en Llançà (Girona) ha obligado a evacuar actualmente a los residentes de las urbanizaciones Beleser, Santa Isabel y Vall de Santa Creu, según informan los Bomberos de la Generalitat.EFE/ Robin Townsend

 

El conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, se ha desplazado este sábado al centro de mando que dirige el dispositivo de actuación frente al incendio declarado en el parque natural de Cap de Creus y ha reiterado que la hipótesis principal es que una colilla lanzada desde un vehículo causara el fuego.

Elena ha hecho un “llamamiento a la prudencia”, ha recordado que la climatología actual es complicada en este ámbito y ha apelado a la autoprotección de los ciudadanos como única manera de controlar esta situación de humedad baja, viento y temperaturas altas.

Respecto al origen del fuego, ha detallado que los primeros indicios apuntan a que alguien lanzó una colilla desde la ventana de su vehículo y ha subrayado que “indigna” que, por un error de ese tipo, ya se hayan quemado más de 420 hectáreas.

“Intentaremos detectar quién es el responsable“, ha subrayado el conseller, quien ha precisado que las labores de extinción están concentradas actualmente en el núcleo de Selva de Mar, donde la población está confinada y hacia donde avanza la cabeza del incendio.

El inspector jefe del Cuerpo de Agentes Rurales, Josep Antoni Mur, ha dado los detalles sobre la investigación del origen del fuego y ha explicado que, en el punto donde comenzó, sólo se ha encontrado una colilla como posible medio de ignición y que se le ha entregado a la policía científica para que extraiga muestra de adn.

El vicepresidente catalán, Jordi Puigneró, ha hecho este sábado un llamamiento a la responsabilidad ciudadana y a evitar imprudencias que puedan causar incendios como el que afecta desde ayer al Cap de Creus en Girona: “Una colilla de negligencia son 50 años de reforestación”.

La Generalitat ha pedido extremar las precauciones para evitar incendios y ha recordado que un 40 % de los mismos son debido a descuidos y negligencias y que el año pasado once de los fuegos forestales que afectaron Cataluña fueron ocasionados precisamente por una colilla.

Si bien la sequía y el estado de la vegetación son factores decisivos que incrementan el riesgo de que se desate un fuego, la actividad humana y el cambio climático también son determinantes.

Por ello, ha pedido corresponsabilidad para prevenir los incendios, ya que considera que es la mejor herramienta para luchar contra el fuego, no solo en verano, sino durante todo el año.

Refuerzo con dispositivo de medios aéreos del Miterd

El Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miterd) ha informado de que ha ampliado el dispositivo de medios aéreos para apoyar a la Comunidad Autónoma de Cataluña en las tareas de extinción del incendio declarado en el municipio de Llançà, provincia de Girona, que ha afectado al Parque Natural del Cap de Creus.

Según un comunicado del Miterd, este sábado se han incorporado varios dispositivos para luchar contra el fuego: un avión anfibio de gran capacidad desplazado desde Matacán (Salamanca), un helicóptero Kamov desde Las Minas (Guadalajara) y dos aviones anfibios de capacidad media desde Requena (Valencia).

Los medios desplazados tienen una capacidad de carta útil de agua de 16.200 litros de agua aproximadamente.

Estos medios se suman a los que llevan actuando desde este viernes cuando se inició el incendio: dos aviones anfibios de gran capacidad, desplazados desde Torrejón (Madrid) y Pollensa (Baleares) y dos aviones anfibios de capacidad media ubicados en Reus (Tarragona).

Asimismo, otros dos aviones de carga en tierra de Empuriabrava (Girona) y un helicóptero Kamov de Plasencia del Monte (Huesca). Entre todos suman una capacidad de carga útil de 27.900 litros.

Por lo tanto, hasta el momento, la capacidad de descarga de agua de los medios facilitados por el Miterd para combatir el incendio de Llançà es de más de 44.100 litros.

Según el Ministerio, los efectivos del Miterd están trabajando en el control de este incendio desde ayer a las 15:00 horas, cuando se recibió la petición de ayuda por la parte de la Generalitat y trabajan coordinados por el jefe de extinción de la Generalitat de Catalunya.  EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com