EVALUACIÓN MEDIOAMBIENTAL

Estudio analiza posibles formas de manipulación en evaluaciones de impacto medioambiental

Estudio analiza posibles formas de manipulación en evaluaciones de impacto medioambiental Foto cedida por Álvaro Enríquez de Salamanca, Doctor en C. Ambientales e Ingeniero T. Forestal. EFE

La evaluación de impacto ambiental (EIA), es decir el estudio previo que exige la legislación antes del desarrollo de cualquier proyecto, es un proceso donde participan varios actores -cada uno con diferentes intereses- y en el que pueden darse "manipulación y sesgos según quién los defina".

Así lo señala el Doctor en Ciencias Ambientales e Ingeniero Técnico Forestal, Álvaro Enríquez de Salamanca Sánchez-Cámara, en un artículo disponible on-line en la revista Environmental Impact Assessment Review que se publicará en enero de 2018.

Estudios de impacto medioambiental

El objetivo del estudio es resaltar la existencia de una amplia tipología de intentos de manipulación, ayudar a identificarlos y excluirlos de las Evaluaciones de Impacto Ambiental (EIA).

Si bien no se presentan casos práticos, la mayoría están basados en la experiencia del autor del estudio, complementado a veces con referencias publicadas.

No se dan nombres porque “acusar a alguien de manipulación es difícil, ya que es una práctica inherentemente sutil, oculta o no evidente, difícil de probar; a menudo, aunque su existencia es evidente, no hay pruebas”.

Por ello, el investigador evita incluir información detallada y a pesar de no aportar pruebas, son ejemplos reales de la práctica de EIA, y como tal, analizadas para ilustrar las formas en las que se puede manifestar la manipulación.

Las evaluaciones medioambientales se empezaron a hacer en España en el año 88, tras dos años de adaptación a la legislación europea por parte de las instituciones españolas, señala Enríquez de Salamanca en entrevista con Efeverde.

En el proceso de elaboración de las EIA es importante la “separación de intereses de todas las partes”, aunque “es difícil conseguir la objetividad” ya que “todos tratan de manipular en su objetivo”.

La línea entre el sesgo y la manipulación puede no ser clara, si bien el sesgo es inevitable y debe reducirse, comprenderse y gestionarse en la EIA, la manipulación es inaceptable y debe excluirse.

Aunque “la manipulación generalmente se ha atribuido a los promotores”, cualquier actor interesado “puede utilizarlo en su beneficio”, advierte.

 

Algarrobico impacto

Foto de archivo de una pintada con la leyenda “Hotel sí cien por cien legal”, “Trabajo sí paro no”, sobre el fondo negro que a su vez pintaron los miembros de Greenpeace solicitando su derribo, sobre el hotel de El Algarrobico en el municipio de Carboneras (Almería). EFE/Carlos Barba

 

Informes oficiales

Por lo general son los organismos oficiales como el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente o las Conserjerías de Medio Ambiente los órganos “menos sesgados”, sostiene el investigador, sin embargo, “no hay que olvidar el color político” de los gobernantes en cada momento.

Entre las formas de manipulación están los sobornos, las comisiones, los regalos o la extorsión.

Según Enríquez de Salamanca, “desafortunadamente, estas prácticas no son infrecuentes en la contratación pública, pero no hay evidencia de que afecten a la EIA en España (aunque con algunas sospechas aisladas)”.

Para evitar la manipulación, en los países europeos hay una práctica que “no se usa demasiado en España” y es la consulta e información a los afectados “in situ”, proporcionándoles informes y explicaciones exactas sobre los proyectos.

Enríquez de Salamanca tiene una visión positiva de la EIA, pero señala que es “bueno y válido luchar contra la manipulación” y fomentar la participación de la gente en la evaluación.

Advierte de que en la EIA, la manipulación conlleva tanto la “intención de engañar” como acciones cuyo fin sea alcanzar el objetivo, entre ellas, la utilización de información falsa, exagerada o alterada o -simplemente- esconder información.

Presiones de todo tipo

Estas acciones pueden llevarse a cabo a través de presiones políticas o por manipulación de los medios en un uso ilegítimo en el proceso de la evaluación.

Enríquez de Salamanca, consultor de la empresa DRABA Ingeniería y Consultoría Medioambiental, S.L., se doctoró en mayo pasado en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) con la tesis “Consideración del cambio climático en la evaluación de impacto ambiental de infraestructuras lineales de transporte” en la provincia de Segovia.

“Creo que es un catálogo bastante completo, un artículo valiente y que era necesario para los profesionales del sector”, señala Rubén Díaz-Sierra, profesor de la UNED y uno de los directores de la tesis doctoral de Enríquez de Salamanca, junto a Rosa M. Martin Aranda.

La publicación de este tipo de trabajos “rubrican la colaboración empresa-universidad” porque en “ciertas áreas como ésta hay pocos estudios en España”, concluye Díaz-Sierra. Efeverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies