AGUA

El IGME alerta de la desecación de los Ojos del Guadiana

El IGME alerta de la desecación de los Ojos del Guadiana Ojos del Guadiana en una foto de archivo de 2011. EFE/Beldad

El Instituto Geológico y Minero de España (IGME) ha advertido en un comunicado que "el río Guadiana ha vuelto a cerrar sus ojos" y ve "muy probable" que "si no se produce pronto otra secuencia climatológica húmeda, Los Ojos del Guadiana permanecerán secos".

Las escasas surgencias de agua subterránea durante el mes de junio en Ojos del Guadiana han desaparecido, lo que ha provocado la desecación del nacimiento del “cuarto río más importante de España”, ha afirmado el Jefe de Área de Hidrogeología Aplicada del IGME, Miguel Mejías.
Según Mejías, el nacimiento del río Guadiana ha dado lugar a “notables controversias” a lo largo de la historia, dada su capacidad para “aparecer y desaparecer”.
El experto ha explicado que Los Ojos del Guadiana son un conjunto de manantiales que “antes del intenso aprovechamiento de los recursos hídricos subterráneos desde los años setenta”, salpicaban el área del nacimiento del río constituyendo “pequeñas depresiones topográficas en las que surgía el agua subterránea”.
Mejías recordó que fue a finales de la década de los setenta del pasado siglo cuando los regadíos agrícolas intensivos “generaron una sobreexplotación de los acuíferos” que modificó progresivamente la dinámica regional del flujo subterráneo, hasta que se produjo la “desecación total” de Los Ojos del Guadiana a partir de la primavera del año 1983.

Ojos del guadiana

Los Ojos del Guadiana permanecieron secos durante casi 30 años, hasta enero de 2012, cuando “a raíz del intenso periodo climatológico húmedo 2009-2013”, se detectó la presencia de encharcamientos en la llanura de inundación del río.
Desde la mencionada fecha, el caudal del río Guadiana fue descendiendo hasta llegar a la situación actual, en la que “podríamos decir que el río Guadiana ha vuelto a cerrar sus ojos”.
Mejías ha explicado que “en las márgenes de su cauce ya no se podrán observar los curiosos burbujeos que salían de la tierra y que aportaban el agua subterránea al río”, lo que según el experto acrecentaba su “singular y austera belleza”.
El responsable de aguas subterráneas ha puesto sus esperanzas en “la climatología, las medidas de planificación hidráulica y la concienciación de los usuarios de las aguas subterráneas” para que, como una vez refirió Cervantes, “no haya barco ni barca capaz de cruzarlo”. EFE
mmi/




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies