AUSTRALIA CIENCIA

Identifican nueva especie de enorme foca monje extinta en Nueva Zelanda

foca monje ARCHIVO-foca monje-EFEverde

La identificación de una nueva especie de una gigantesca foca monje, que vivió hace tres millones de años en el Hemisferio Sur, arroja nuevas pistas sobre la evolución de estos animales marinos, según un estudio.

La nueva especie, que medía unos 2,5 metros de largo y su peso superaba los 200 kilogramos, fue bautizada como Eomonachus belegaerensis (foca monje amanecer de Belegaer).

Este nombre alude “al mar ficticio que se encuentra al oeste de la Tierra Media, que está plasmado en la trilogía del Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkein que a menudo se asocia con Nueva Zelanda”, explicó el autor principal del estudio, James Rule, de la australiana Universidad Monash, en la revista The Conversation.

La Eomonachus belegaerensis es la primera especie nueva de foca monje, ya sea viva o extinta, que se ha descubierto en el Hemisferio Sur, así como la más antigua hallada en el planeta, según la investigación de un grupo de siete cráneos de Eomonachus que fueron hallados entre 2009 y 2016 hallados en las costas de Taranaki, en la isla norte de ese país.

Nueva mirada evolutiva

Los científicos enfatizaron que el descubrimiento “reescribe todo lo que los expertos pensaron que sabían sobre la evolución de las “monachines”, un grupo que abarca a dos especies vivas de focas monjes, focas elefantes y algunas especies de focas antárticas, de acuerdo a esta investigación publicada en la revista científica Proceedings of the Royal Society.

El hallazgo apunta a que las “monachines” no se diversificaron solamente en el Atlántico Norte sino que algunas de ellas cruzaron la línea ecuatoria, en donde evolucionaron, según Ruley sus colegas, Erich Fitzgerald, Felix Georg Marx ,Justin W. Adam- expertos del Museo Victoria y el neozelandés Te Papa Tongarewa, así como la Universidad de Monash, respectivamente.

“Si existe un origen sureño para las ‘monachines’, esto significaría que el grupo cruzó el Ecuador al menos ocho veces a lo largo de su historia evolutiva”, precisaron los autores en la revista “The Conversation”, al señalar que después pudieron retornar a la zona septentrional.

Sin embargo, los científicos admitieron que las aguas cálidas de la zona ecuatorial suponen una barrera termal para los desplazamientos de los mamíferos marinos.

Cambio climático

Los científicos también recordaron que hace 2,5 millones de años se produjo una extinción de la megafauna marina probablemente por la caída del nivel de las aguas como resultado del enfriamiento del planeta, fenómeno que afecto a las focas prehistóricas como las Eomonachus.

“Esto sugiere que las dos últimas especies de foca monje del mundo, vestigios de lo que una vez fue un grupo muy extendido, también están en peligro a causa del cambio climático”, advirtieron Rule y sus colegas, al precisar que el aumento del nivel del mar con el calentamiento global no solo le quitaría espacio a estos animales para descansar sino también perturbarían sus redes alimenticias.

Las focas monjes, consideradas como los animales marinos más raros del planeta y están en peligro de extinción dado que se calcula que hay menos de 2.100 ejemplares es el Mediterráneo y en Hawái (Estados Unidos) en la actualidad, dado que las del Caribe fueron cazadas en la década de 1950 hasta su desaparición, de acuerdo al artículo en The Conversation. EFEverde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com