ÁRTICO EXPEDICIÓN

Icebergs en Groenlandia, el hielo que reluce

Icebergs en Groenlandia, el hielo que reluce Base polar Fletanes. EFE/Carlos de Torres

Groenlandia es la "Tierra de los Kalaallit" en lengua local, el "País verde" en el resto de idiomas, pero bien podría denominarse país blanco, pues el 85 % de esta gigantesca isla, la segunda más grande del mundo solo superada en extensión por Australia, es un bloque de hielo, el llamado "inlandis".

Groenlandia, puestos a poner nombres, también podría ser el país de los icebergs, pues estos grandes bloques de hielo flotantes son elementos comunes en toda la costa de una isla habitada desde mediados del III milenio a.c y que depende de Dinamarca desde 1953 con una relación conocida como “Rigsfællesskabet” (Mancomunidad de la Corona).

Icebergs

La llamada ‘Corriente de Groenlandia’, es la que mayor cantidad de icebergs genera. Posiblemente, esta misma corriente fue la que empujó el iceberg más famoso de la historia, el que acabó impactando con el transatlántico británico Titanic, que la noche del 14 al 15 de abril de 1912 a las 11.40 horas se resquebrajó provocando 1.513 muertos por ahogamiento e hipotermia.

glaciar

Glaciar de Gletcher. EFE/Carlos de Torres

El lujoso transatlántico británico, que realizaba su viaje inaugural entre Southampton y Nueva York, chocó contra un iceberg en el océano Atlántico frente a las costas de Terranova.

Desprendimiento

No obstante el iceberg más grande del mundo se conoció el pasado verano después de que la plataforma de hielo Larsen C, de la Antártida, se desprendiera, acontecimiento que anunció la Agencia Espacial Europea (ESA).

Este desprendimiento del gigantesco bloque originó una enorme bandeja de hielo, antes unida a la Antártida Occidental, y una grieta de cinco kilómetros de amplitud.

Actualmente mide unos 200 kilómetros de largo y cinco entre el extremo de la grieta y el bloque, explicó la ESA en un comunicado. Se calcula que es 300.000 veces mayor que el iceberg que hundió al Titanic, el buque más famoso de la historia.

A la deriva

El origen de estos grandes bloques de hielo son los glaciares continentales que se rompen al llegar a la costa y se convierten en grandes bloques de hielo que son arrastrados por las corrientes a latitudes más bajas hasta que se derriten y desaparecen.

Los iceberg son de agua dulce porque su origen son la nieve, el agua de lluvia y la escarcha que se van formando en las partes altas de los glaciares que inundan el continente de Groenlandia. Al ser el hielo menos denso que el agua salada, hace que estos grandes bloques desprendidos se conviertan en peligrosas islas de hielo a la deriva.

De tamaños y formas muy diversas, el iceberg más grande desprendido de una masa continental fue el que se separó en octubre de 1999. Del tamaño de la isla de Manhattan, el gigantesco bloque de hielo se separó de la Antártida, aunque la propia corriente permitió que este gigantesco iceberg no se separase demasiado del continente y saliese a aguas abiertas con el consiguiente peligro para la navegación.

glaciar

EFE/Carlos de Torres

Navegando entre los bancos de Nanortalik, o entre los canales de Ikersuaq, o Narlunaq, al sur de Groenlandia, es posible divisar estos inmensos bloques de hielo en los que en muchos casos pueden descubrirse formas conocidas, desde una perfecta imagen de un Guggenheim Ártico, el famoso edificio creado por el arquitecto Frank Gehry para la ciudad de Bilbao, a un gran tiburón lanzándose al ataque, desde un gigantesco portaaviones blanco a enormes arcos naturales que enmarcan más allá, solitarios paisajes de hielo.

Lo cierto es que navegar cerca de estos gigantes de hielo permite escuchar el lenguaje del hielo, ese crujir cuando la corriente comienza a desplazarlos hacia el sur.

Las tecnologías de hoy permiten que sea muy difícil que una nueva tragedia como la del Titanic pueda volver a ocurrir y que hoy, estas masas de hielo sean vistas más como una artística escultura realizada por la propia naturaleza que como un peligro para la navegación. Efeverde




Secciones: