MICROALGAS

Iberdrola y Ainia Centro Tecnológico crean una técnica de captura de C02 para alimentar cultivos de microalgas

Iberdrola y Ainia Centro Tecnológico crean una técnica de captura de C02 para alimentar cultivos de microalgas

Crear un nuevo concepto de biociudad, autosuficiente y sostenible es el objetivo del proyecto "Cenit vida", que ha permitido el desarrollo de un nuevo sistema de captura de dióxido de carbono (CO2) procedente de humos contaminantes para su posterior uso como alimento en el cultivo de microalgas.

Los resultados de las investigaciones realizadas en el marco de esta iniciativa de I+D+i, que se iniciaron en 2010 y en el que participan 13 empresas y 25 organismos de investigación, entre ellas la filial de Iberdrola de ingeniería y construcción y el centro tecnológico Ainia, han sido presentados hoy en Valencia.

Las emisiones globales de dióxido de carbono crecieron durante 2011 en un 3 %, alcanzando un récord de 34.000 millones de toneladas, según datos facilitados por los investigadores, que añaden que las ciudades consumen el 73 % de la energía total usada y son responsables del 79 % de las emisiones mundiales de CO2.

Las investigaciones del proyecto “Cenit vida” han permitido crear un revolucionario sistema de captura selectiva de CO2 por absorción sobre materiales porosos y, para ello, se han simulado en una planta piloto gases de combustión y se han estudiado diferentes sistemas de captura y concentración de dióxido de carbono.

Mediante esta tecnología se han logrado niveles elevados de captación, pudiendo generar un gas con una pureza del 95 por ciento en CO2, según los investigadores, que han indicado que el dióxido de carbono purificado a alta presión es una “valiosa materia prima para una industria limpia”.

Una vez purificado, el CO2 es utilizado para alimentar cultivos de microalgas, que destacan por su uso energético y por contener gran variedad de compuestos de valor en el mercado como proteínas, espesantes, vitaminas, enzimas, antibióticos, cosméticos, productos farmacéuticos o productos químicos.

Según ha explicado a EFE Carlos Padilla, director del proyecto, también se ha demostrado que las microalgas, que necesitan consumir CO2 para su crecimiento, actúan como sistemas naturales de depuración y se convierten en una fuente de biomasa limpia y renovable.

En la biociudad que persigue este proyecto se pretende utilizar las microalgas no solo como fuente de energía limpia y renovable, sino también como materia prima para el abastecimiento de las necesidades y requerimientos básicos de sus habitantes.

Además, gracias a esta iniciativa se ha desarrollado un sistema muy avanzado de captura selectiva de CO2, capaz de alcanzar purezas de hasta el 95 %, para lo que se han simulado a escala piloto gases de combustión y se han estudiado diferentes opciones de captura y concentración de dióxido de carbono.

El CO2 está mucho más presente en gases de combustión procedentes de calderas domésticas e industriales, motores de coches o tubos de escape, y su composición es variable y puede presentar hasta un 20 por ciento dióxido de carbono, frente a otros gases como el nitrógeno o el oxígeno.

Los estudios mostrados se han realizado íntegramente en las instalaciones de Ainia y suponen el éxito experimental del proyecto, que ha creado el conocimiento necesario para posibilitar su aplicación a la realidad empresarial.

“Cenit vida”, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad y ha sido subvencionado por CDTI, es una iniciativa científica y tecnológica que busca crear un nuevo concepto de Biociudad, autosuficiente y sostenible (BioCAS), aplicando al entorno urbano una nueva cultura de aprovechamiento de los recursos naturales, de los residuos y de las sustancias contaminantes. EFEverde

ct/cbr




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com