HUMEDALES GANSOS

Los humedales palentinos son los preferidos por los gansos después de Doñana

  • Según los datos del Censo Internacional de Aves acuáticas invernantes.

Los humedales palentinos son los preferidos por los gansos después de Doñana Fotografía de archivo de gansos en los humedales de La Nava y de Boada de Campos (Palencia). EFE

EFEverde.- Las lagunas del Espacio Natural Nava y Campos, en la provincia de Palencia, constituyen la zona húmeda más importante para la invernada de gansos en Castilla y León y el segundo lugar en importancia para la invernada de ánsares después del Parque Nacional de Doñana.

Así lo confirman los datos del Censo Internacional de Aves acuáticas invernantes, que en el caso de la provincia de Palencia coordina la Consejería de Medio Ambiente y que se ha realizado entre la tercera y la cuarta semana del mes de enero en todo el hemisferio Norte, según ha informado la administración regional.

Invierno cálido

En total, se han contabilizado 16.041 aves en la provincia de Palencia, entre el complejo lagunar de la Nava-Boada, que aglutina a la mayoría, con 15.779 aves, el embalse de Aguilar de Campoo, y algunas charcas de las lagunas del Canal de Castilla.

Destaca como suele ser habitual, el número de ánsares comunes, con 11.618 individuos, cifra escasa si la comparamos con los años más abundantes, ya que supone el registro más bajo de los últimos diez años, pero muy similar a la invernada 2013-2014.

Un descenso en el número de invernantes que puede estar relacionado con las altas temperaturas de este invierno tan cálido, lo que hace que las aves se queden a pasar el invierno en lugares más septentrionales de Europa, como Holanda.

A pesar de ello, los dos humedales del Espacio Natural Nava y Campos de Palencia, constituyen la zona más importante de Castilla y León para la invernada de esta anátida, muy por encima de los 4.391 censados en las Salinas de Villafáfila, en Zamora, humedal que no hace tanto tiempo, era el más importante para esta especie en Castilla y León.

Cambio climático

Según los expertos, los datos indican que, si se confirma la tendencia de los últimos diez años, en los próximos años los ánsares van a casi desaparecer como invernantes en Castilla y León, muy probablemente como respuesta adaptativa al cambio climático global.

A pesar de ello, la laguna de la Nava es en la actualidad el segundo lugar en importancia para la invernada de ánsares después del Parque Nacional de Doñana, donde este invierno se han registrado sólo 26.000 ánsares.

De hecho, en la Nava, la cifra más numerosa de la temporada alcanzó los 19.500 gansos, el 19 de enero de 2016, posiblemente por la llegada de gansos desde Doñana, que ya estaban en migración prenupcial hacia sus zonas de cría en el norte de Europa.

Menor presencia

Este descenso generalizado, se ha notado también en otras especies que habitualmente acompañan a los bandos de gansos comunes, como es el caso de los ánsares caretos, los piquicortos y las barnaclas cariblancas, especies que este año han tenido o una presencia casi testimonial o no han sido observados.

Igualmente, los aguiluchos laguneros y pálidos que poseen en esta laguna una importante zona de concentración invernal, han sido especialmente escasos, con dormideros de sólo 14 y 12 individuos respectivamente, cuando lo habitual era sobrepasar entre ambas especies los 200 aguiluchos. EFEverde




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies