AGRICULTURA MADRID

Villa del Prado, ‘la huerta’ de la Comunidad Madrid

Villa del Prado, 'la huerta' de la Comunidad Madrid Imagen de archivo de Mercamadrid. EFE/Javier Lizón.

Sol Carreras.- Los tomates y los pepinos son los productos estrella de Villa del Prado, un pueblo madrileño de poco más de 6.000 habitantes que presume de ser la "huerta de Madrid", ya que concentra la mayor producción de verduras y hortalizas de toda la Comunidad.

Situado al suroeste de la Comunidad de Madrid, muy cerca de la frontera con Castilla-La Mancha, Villa del Prado tiene en la actualidad 90 explotaciones hortícolas (cuatro de ellas regentadas por mujeres) que generan unos 500 puestos de trabajo en una localidad de algo más de 6.500 habitantes.

El presidente regional, Ángel Garrido, visitó el pasado viernes el pueblo, que cuenta con el mayor número de agricultores y ganaderos dados de alta en el régimen agrario de la Comunidad.

Mercamadrid es el principal destino de los productos de Villa del Prado, famoso por su producción de tomate, pepino y acelgas, cuyas recolectas están en torno a los 10 millones anuales de kilos por producto.

Sólo el pepino puede llegar a generar 10 millones de euros al año de ingresos en ventas.

La mayor parte de los cultivos están al aire libre (170 hectáreas), aunque también hay una gran superficie de invernaderos (100 hectáreas) que salpican el paisaje del pueblo como si fueran parte de un mar de plástico.

La principal empresa de Villa del Prado, ‘Verduras Curro’, fue creada hace 27 años Jose María Gálvez, conocido por sus vecinos como ‘Curro’.

Orígenes del negocio familiar

“Iba a mercadillos locales de los pueblos vendiendo verduras de su huerta”, cuenta a Efe su mujer, Pilar Martín, rememorando así los orígenes del negocio familiar, en el que trabaja ella y uno de sus hijos, de 24 años.

Su marido tenía la intención de ampliar el negocio y vender también en supermercados y centros comerciales, para lo que contactó con otros agricultores de Villa del Prado a los que les ofreció comprar de forma íntegra su producción.

En la actualidad, ‘Verduras Curro’ cuenta con 75 trabajadores y 200 agricultores que completan la producción propia de la empresa, con un total de 9 hectáreas de terreno frente a las 3 originales.

Tomates en un mercado. EFE

Imagen de archivo de unos tomates en un mercado. EFE

Estos agricultores están ubicados en Villa del Prado y en otras localidades como Navalcarnero (Madrid), Albacete, Valencia, Segovia y Murcia, para así poder tener “verduras y hortalizas de todo tipo” a lo largo del año, incluido el kale, uno de los ‘superalimentos’ de moda.

“Digo yo que habrá relevo generacional“, dice Pilar, que se queja de la falta de subvenciones que reciben por parte de la Comunidad de Madrid.

Una denuncia compartida por David Sánchez, de 37 años, propietario de la empresa ‘Hortalizas Boliche’, que en sus dos hectáreas de invernadero ha llegado a producir hasta 300.000 kilos de tomates al año.

“Vamos sobreviviendo”, lamenta, al tiempo que pide “más ayudas a la gente joven” para continuar con el negocio de la agricultura, que en Villa del Prado suele ser un oficio heredado de padres a hijos.

La calidad de los suelos de esta zona de Madrid, la climtaología y el hecho de ser el municipio más bajo de la Comunidad son algunos de los motivos que han impulsado el desarrollo de la huerta en Villa del Prado.

“Es conocida desde hace muchos años”, asegura la alcaldesa, Belén Rodríguez, que agradece el “tesón de las gentes que decidieron en su día no irse del campo”.

Ayuntamiento, propietario

Villa del Prado es junto con Villaconejos la única localidad de la Comunidad de Madrid que cuenta con un concejal de Agricultura, en este caso José Antonio Herrero, encargado también de las competencias de Medio ambiente, Seguridad ciudadana y Deporte.

“Hemos conseguido ponernos al día y vivir de nuestro trabajo”, cuenta el edil, que como buena parte de los habitantes del pueblo también tiene un terreno de cultivo.

Asegura que sí reciben subvenciones de la Comunidad, aunque a su juicio uno de los factores clave para el desarrollo de la huerta está en el hecho de que el Ayuntamiento es propietario de 150 de las 270 hectáreas totales de cultivo, que arrienda a los agricultores por una cantidad simbólica de 60 euros por hectárea al año.

Pero no sólo de tomates y pepinos vive Villa del Prado. El pueblo es también un municipio de gran riqueza vinícola, con 900 hectáreas de viñas que producen entre 2 y 3 millones de kilos de uva al año. EFEVerde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies