AVES MIGRACIÓN

La hormona grelina controla la conducta de las aves migratorias

La hormona grelina controla la conducta de las aves migratorias Curruca mosquitera. Foto cedida por SEO/BirdLife

La grelina, hormona que regula el apetito, influye en los viajes migratorios de las aves y "podría desempeñar un papel fundamental en su comportamiento" al desencadenar las señales fisiológicas necesarias para continuar su vuelo, según dos estudios experimentales con la curruca mosquitera.

Grelina

“Cada año, millones de aves migratorias regresan a Europa desde sus zonas de invernada, pero sus reservas de energía no son suficientes para un vuelo sin escalas”, explica un comunicado de SEO/BirdLife, el cual indica que hasta el momento no existían estudios previos que explicaran cómo y por qué toman estos pájaros la decisión de continuar su viaje tras detenerse para reponer fuerzas.

Ahora, un equipo dirigido por Leonida Fusani, del Instituto de Etología Konrad Lorenz y del Departamento de Biología Cognitiva de la Universidad de Viena (Austria), y otro organizado por Wolfgang Goymann, del Instituto Max Plank de Ornitología en Alemania, han descubierto que esta hormona, junto con la leptina y el cortisol, es la clave para explicar este comportamiento.

Las hormonas señalan cuánto alimento necesita cada especie y cuándo tiene suficiente para proseguir sus actividades.

Los investigadores comprobaron en la isla de Ponza, Italia, que la grelina “funciona como un indicador y una señal” para continuar el viaje migratorio pues las aves con más grasa -la principal fuente de energía que emplean las aves en su migración- contaban con un mayor nivel de esta hormona.

Programa Migra

A estas investigaciones, SEO/BirdLife ha sumado su propio estudio sobre la migración y los movimientos de las aves de España mediante dispositivos de seguimiento remoto desde 2011, junto con la Fundación Iberdrola España, a través del programa Migra.

La organización buscaba conocer tanto su comportamiento durante las migraciones como el tiempo que duran sus paradas durante los viajes y para ello ha analizado el caso de las carracas europeas, que crían en España e invernan en Namibia y Botsuana.

Según esta investigación, el número de paradas varía entre 4 y 12, cada una de las cuales puede durar desde 2 hasta 41 días, para tramos de 8.000 a 10.000 kilómetros. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies