BIODIVERSIDAD INCENDIOS

Hormigas y saltamontes son los animales que mejor resisten los incendios

Hormigas y saltamontes son los animales que mejor resisten los incendios

Las especies omnívoras, especialmente las hormigas y los saltamontes, son las más resistentes a los efectos de los incendios según un estudio coordinado por el doctor Xavier Santos del Centro de Investigación en Biodiversidad y Recursos Genéticos de la Universidad de Oporto (Portugal) publicado en la revista PlosOne.

 

El estudio se desarrolló sobre los cambios en la composición y abundancia de 274 especies animales tras los incendios de agosto de 2003 en el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac, repartido entre las comarcas del Bages, el Vallés Occidental y el Vallés Oriental, en la provincia de Barcelona.

 

El principal objetivo de la investigación era identificar los grupos que mejor soportan los efectos de las llamas y cuáles son más sensibles a los cambios en el hábitat y la vegetación en las zonas arrasadas por un incendio, ya sea natural o provocado.

 

Los técnicos compararon por primera vez al mismo tiempo la respuesta al fuego de las comunidades de diversas especies de animales, incluyendo insectos, pájaros y reptiles.

 

Los omnívoros, animales con capacidad para comer de todo, resultaron ser los “más resilientes a los efectos de los incendios probablemente porque pueden adaptar su dieta a los pocos recursos que quedan disponibles” tras un desastre de este tipo.

 

El estudio también ha comprobado que las especies que más han variado su composición antes y después de un incendio son las de mayor movilidad, como los pájaros que huyen a zonas no quemadas, y los de menor movilidad, como los caracoles que no encuentran lugar donde protegerse y mueren calcinados.

 

Además, y “en contra de la percepción general de la ciudadanía” los investigadores demostraron que el fuego “no es estrictamente destructor de la naturaleza” pues la eliminación de algunas especies que vivían en los espacios afectados coincidió con la aparición de otros que precisan un paisaje en mosaico con espacios abiertos como los que deja un incendio.

Es el ejemplo del caracol Xerocrassa montserratensis y de la perdiz roja Alectoris rufa, dos especies de elevado interés para la conservación que aparecieron tras los fuegos en el área estudiada.

 

Este trabajo científico ha contado con la colaboración de investigadores y técnicos de varias universidades españolas (Barcelona, Autónoma de Barcelona y Girona), el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) y la Fundación Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, entre otros organismos. EFE

ppm




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies