La historia de Petra: de perra abandonada a campeona feliz

ANIMALES MASCOTAS

La historia de Petra: de perra abandonada a campeona feliz

La historia de Petra: de perra abandonada a campeona feliz La ex atleta junto a su perra Petra. EFE/ Dana Cervantes

Rafael González.- La ex atleta olímpica española Dana Cervantes busca concienciar contra el abandono de animales, sobre todo perros de caza como galgos o podencos, rememorando la historia de su mascota Petra: una perra a la que salvó de una muerte segura.

La deportista, nueve veces campeona de España en salto con pértiga, ha querido difundir su experiencia personal precisamente durante el mes de febrero, pues según ha explicado a Efe lo considera “un mes negro” para los canes, ya que el final de la temporada de caza conlleva que “muchos perros sean aniquilados o abandonados por desaprensivos”.

En el caso de Petra, un ejemplar de braco de Weimar de color marrón, se la encontró atada al muro de una vivienda a las afueras de la ciudad mientras corría.

Desde el primer momento le llamó la atención su “estado lamentable” puesto que “estaba a la intemperie y no podía ni ponerse en pie: la cadena era muy corta, no tenía agua ni comida cerca y mostraba signos evidentes de llevar bastantes días sin ningún tipo de atención.

A pesar de que esta imagen le afectó “muchísimo”, la deportista malagueña no rescató a la perra ese día.

Dana vuelve a por Petra

Sin embargo, “no podía dejar de pensar en ella, así que me sentí en la obligación de regresar” para ayudarla y, al observarla más de cerca comprobó que “estaba deshidratada y desnutrida, repleta de parásitos y con mucho miedo, con signos evidentes de haber sido golpeada.

Puesta al habla con su dueño, éste afirmó que “no servía para cazar” y por tanto no le resultaba “útil”, así que “apenas tenía trato con Petra”, aunque al ver el interés de Cervantes, le ofreció vendérsela para obtener un beneficio económico.

La deportista se negó a pagarle y “ante mi insistencia de que me la diese sin ningún tipo de pretensión a cambio” el dueño terminó por aceptar que se la llevara.

petra

La deportista, junto a Petra, sujeta una imagen del animal en el estado que la encontró. EFE/Dana Cervantes

La perra, que por aquel entonces rondaba los tres años, al principio era “incapaz de convivir” con otros animales o siquiera estar en casa, debido al miedo que tenía.

Amor y cuidados 

Sin embargo, “cuando se sintió querida su estado de ánimo se recuperó más rápido de lo que esperaba: sólo necesitaba amor y que alguien la cuidase”.

Aunque los problemas físicos pasaron “pronto”, los psicológicos duraron más tiempo y el animal mostraba una gran desconfianza que convertía las tareas cotidianas como sacarla de paseo en algo “muy costoso, porque sentía pánico absolutamente de todo”, incluso de las voces humanas.

Un cuidado adecuado permitió finalmente difuminar sus traumas y hoy día “es una perra completamente feliz, una auténtica campeona que ha aprendido a salir adelante pese a la crueldad humana”, resume Cervantes.

La deportista malagueña ha insistido a Efe en que “la forma en la que tratamos a nuestros animales dice mucho de nosotros mismos” y en ese sentido ha destacado la labor diaria de los voluntarios que impulsan una tenencia responsable de animales.

Educación y concienciación 

La clave para atajar el maltrato animal, a su juicio, pasa por educar y concienciar a la sociedad, además de promover la adopción antes que la compra, dado que “hay numerosos animales a la espera de un hogar en asociaciones y protectoras”, que pueden proporcionar una “experiencia enriquecedora” al “desprender un amor incondicional” sin importar su raza, tamaño, procedencia o sufrimiento vivido.

petra

Dana y Petra disfrutan de un día de playa. EFE/Dana Cervantes

Dana Cervantes ha compartido su experiencia con Petra en la red social Instagram, donde celebra las decenas de mensajes de apoyo recibidos así como las historias de otros perros que, como en el caso de Petra, sí han terminado con un final feliz. EFEverde




Secciones: