SOSTENIBILIDAD NATURALEZA

El Hierro, una isla irresistible por su naturaleza y sostenibilidad

El Hierro, una isla irresistible por su naturaleza y sostenibilidad Un árbol de la sabina en la isla de El Hierro. EFE/Isabel Martínez Pita

El Hierro, a pesar de ser la isla más pequeña y meridional del archipiélago canario, reúne los títulos de Reserva Mundial de la Biosfera, Reserva Marina, espacio Red Natura 2000 de la UE y Geoparque y, además, gracias al esfuerzo de sus habitantes, la más sostenible del mundo, y  a la que acuden técnicos de todo el mundo para conocer el funcionamiento y beneficios de su central hidroeólica, Garona de los Vientos.

De la sostenibilidad alcanzada en la isla da fe el centro Garona de los Vientos, un proyecto creado a través del Cabildo de El Hierro y la empresa Endesa, que unieron sus esfuerzos para aprovechar al máximo los recursos naturales, con el fin de proveer a los isleños del agua y la electricidad de la que siempre carecieron.

Los habitantes de El Hierro son los primeros protectores de su medio ambiente y amantes de las peculiaridades de la naturaleza de esta isla que alberga, a pesar de su tamaño, los diferentes paisajes que caracterizan al resto de la islas canarias, Gran Canaria, Tenerife, Fuerteventura, Lanzarote, La Palma y La Gomera.

Mirador de la Peña, obra de César Manrique, en la provincia de Valverde. Foto: I.M.Pita

Las aguas atlánticas que bañan su litoral, limpias y profundas, preñadas de exóticas especies marinas, han merecido el título de Reserva Marina, y reúnen 46 puntos de inmersión con un paisaje submarino único y lleno de vida, gracias a su particular geografía volcánica.

La isla canaria con mayor densidad de volcanes

El Hierro es la isla con mayor densidad de volcanes de Canarias, con más de 500 cráteres a cielo abierto y otros 300 cubiertos por coladas de lava más recientes. Actualmente existen 70 cuevas y tubos volcánicos catalogados, destacando la Cueva de Don Justo con 6 kilómetros de profundidad.

Costa en la provincia de La Frontera, en El Hierro. Foto: I.M.Pita

Sin embargo, con una superficie de 268,71 kilómetros cuadrados, una población de 10.892 habitantes, y una altura máxima de 1.501 metros que alcanza el Pico de Malpaso, El Hierro ha sido durante siglos la isla más olvidada del archipiélago canario.

Su paisaje abrupto y la complicada orografía del terreno, que eleva desde el litoral escarpadas laderas de roca volcánica, ya hicieron en el siglo XV desistir de su conquista a los primeros invasores españoles, debido a las condiciones geográficas que impedían la necesaria alimentación y obtención del agua imprescindible para la supervivencia de las tropas.

La escasez de lluvias y la falta de recursos acuíferos han provocado que la población herreña haya sido siempre escasa y que sus últimas generaciones hayan emigrado, sobre todo tras la hambruna del año 1948, a otros países latinoamericanos como Venezuela, Cuba, Brasil o Argentina.

La escasez de recursos energéticos

A estos impedimentos se unían, en el pasado siglo, la falta de infraestructuras de transporte tanto marítimo como aéreo que imposibilitaba el suministro de petróleo y agua, e impedía el desarrollo socioeconómico de la isla.

Todas estas circunstancias han procurado que los herreños mantengan un profundo respeto por sus escasos recursos naturales y, por lo tanto, han facilitado el desarrollo de nuevas tecnologías de sostenibilidad que alejen a la isla de la contaminación y sobrexplotación de su riqueza y entorno.

Mirador en la isla de El Hierro. Foto: I.M.Pita

En la actualidad, no solo las vías marítimas han aumentado en número y comodidad desde Gran Canaria y Tenerife, también las vías aéreas han aumentado su regularidad, por lo que se han acortado las distancias y aumentado las posibilidades para el comercio y el turismo, abriendo nuevos horizontes para la economía herreña.

De este profundo carácter herreño apegado a la naturaleza ha surgido el Centro Hidroeólico de Garona de los Vientos, un programa que se puso en marcha en el año 2014, elaborado por el Cabildo de Canarias y la empresa energética italiana Endesa, y desde donde la isla de El Hierro se nutre de energía eléctrica de forma sostenible gracias a la utilización conjunta y coordinada de la energía eólica y la hidráulica.

La jefa del gabinete de prensa de Garona, Cristina Morales, explicó a EFEverde el funcionamiento de la central, los beneficios que se están obteniendo, así como los objetivos que ya se están perfilando para un futuro próximo.

Primera isla sostenible del mundo

La conjunción de las energías de estas dos fuerzas de la naturaleza que no escasean en la isla canaria han hecho posible este proyecto, convertido en el corazón de la isla, que atrae a científicos y técnicos de todo el mundo hacia la que se ha erigido como la primera isla sostenible del mundo.

“El proyecto hidroeólico integra un parque eólico, un grupo de bombeo y una central hidroeléctrica. El parque eólico es capaz de suministrar energía eléctrica directamente a la red y, simultáneamente, alimentar a un grupo de bombeo que embalse agua en un depósito elevado, como sistema de almacenamiento energético”, dijo Morales.

La central hidroeléctrica aprovecha la energía potencial almacenada, garantizando el suministro eléctrico y la estabilidad de la red.

Acantilado en la costa este de El Hierro. Foto: I.M.Pita

Morales subrayó que “el parque eólico realiza la captación y transformación de la energía eólica en energía eléctrica. El sistema hidráulico, funcionando como bombeo, hace de acumulador del excedente de energía y, funcionando como generador, actúa como productor de energía eléctrica y regulador del sistema eléctrico en la isla”.

Tras su puesta en marcha, “este año la central de Garona ha conseguido suministrar un 75 % de toda la energía de la isla, gracias a la fuerza de los vientos y la energía suministrada por los tanques de agua desalinizada del mar”.

“El objetivo -señaló Morales- es llegar a ser auntosuficiente energéticamente y generar el 100 % para cubrir todas las necesidades energéticas de la isla”.

Entre los proyectos que se estudian para desarrollar la sostenibilidad de la isla se encuentra el de imponer poco a poco el coche eléctrico en las carreteras herreñas, para lo que se van a instalar próximamente siete puntos de suministro eléctrico.

Tanque de agua en la central de Garona de los Vientos. Foto: I.M.Pita

Además, Morales muestra su optimismo en llegar a crear grandes extensiones agrícolas, así como permitir una más amplia demanda de turismo, hasta ahora muy limitada por la falta de agua e infraestructuras necesarias que hagan atractiva a los ojos de los visitantes una isla, El Hierro,  llena de belleza y misterio. Efeverde




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies