ENERGÍAS RENOVABLES

Hidrógeno verde: el vector energético “sostenible” hacia la descarbonización

WITTENHOFE (ALEMANIA) 25/10/2011 .- Tanques de H2 (hidrógeno), en las instalaciones de la primera planta de energía híbrida que ha sido inaugurada en Wittenhofe, cerca de Prenzlau, Alemania. EFE/BERND SETTNIK Tanques de H2 (hidrógeno). EFE/BERND SETTNIK.

Beatriz Naya.- El hidrógeno es otra fuente de energía “ampliamente aprovechable” que, en caso de obtener altos niveles de producción, puede “reemplazar” el uso de combustibles fósiles y reducir los gases de efecto invernadero, según apunta el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros industriales (CGCOII) y en lo que coinciden diversos expertos consultados por EFE.

Además, la implantación del hidrógeno en el panorama actual puede llevar a reducir hasta 4,6 millones de toneladas de CO₂ de aquí a 2030, teniendo en cuenta los datos publicados por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO).

Para alcanzar dichos objetivos, en su Hoja de Ruta de Hidrógeno se calcula la producción de un 25% de hidrógeno verde en nueve años, ha explicado a Efeverde el experto en hidrógeno del Consejo General de Ingenieros industriales y miembro del Colegio de Ingenieros Industriales de Tenerife, Ricardo González.

González sostiene que España está “todavía a la cola de Europa” en cuanto a la implementación de este tipo de hidrógeno, que se genera a partir de electricidad procedente de energías renovables a través de la separación del oxígeno y el hidrógeno.

Teniendo en cuenta las cifras recabadas por el CGCOII, en Europa existen 139 estaciones de servicio de hidrógeno (hidrogeneras), cinco de ellas en España, siendo Alemania “líder” en desarrollo de las infraestructuras para “sustituir” el hidrógeno gris por el verde.

Aunque se esté hablando de un elemento “clave” para la transición energética, González matiza que hay distintos tipos de hidrógeno y que, a pesar de que “está de moda hablar de él”, actualmente el hidrógeno que se produce en las industrias españolas “contamina”.

Colores y forma de producir

El color por el que se denomina a los diferentes tipos de hidrógeno viene por su forma de producirlo, es decir, según la cantidad de CO₂ que se libera durante el proceso, se cataloga en negro, gris, marrón, azul, turquesa, verde, y rosa, siendo azul energía “neutra” y verde “limpio de emisiones”.

Por ello, la responsable de Energía Ciudadana y Transición Energética de Greenpeace, María Prado, cree que este código de colores “enmascara el problema medioambiental” que generan los combustibles fósiles.

Los expertos coinciden en que, para que haya “transición energética” en España, debe haber una transformación hacia la energía cero emisiones y descarbonizar industrias que utilizan gas fósil.

Por tanto, quemar gas, para fabricar hidrógeno, “prolongará la vida de este combustible y agravará el cambio climático, haciendo imposible el cumplimiento del Acuerdo de París”, señala Prado.

Solución para el sector logístico

El director general de la compañía logística española FM Logistic, Pablo Gómez, ha asegurado a Efeverde que, en el caso del sector logístico, el hidrógeno verde “va a ser una solución” para reducir de forma “drástica” los niveles de CO₂ de la cadena de suministro.

Gómez ha matizado la importancia del hidrógeno verde para el medio ambiente tras el éxito del funcionamiento de la hidrogenera (estaciones de servicio que dispensan y generan hidrógeno) instalada de Illescas (Toledo).

La instalación podrá dispensar hasta 45 kg/semana de hidrógeno verde para vehículos del sector logístico en pocos minutos, al contrario de los coches eléctricos que necesitan de mayor tiempo de carga.

Las energías fósiles son limitadas, por ello, Gómez ha añadido a Efeverde que las compañías están intentando “poco a poco” modificar sus estrategias en cuanto al consumo del petróleo y transformar su imagen, sin embargo, “si conviertes los combustibles sólidos en productores de hidrógeno, el efecto invernadero se sigue produciendo”.

Esto se debe a que, al extraer el hidrógeno de las cadenas de hidrocarburos, los gases de efecto invernadero que se obtienen no se capturan.
En cambio, la producción de hidrógeno verde y “limpio” para el planeta se basa en un proceso llamado “electrólisis”, que es la descomposición de las moléculas de agua (H₂O), en oxígeno (O2) e hidrógeno. Por lo tanto, cuando el hidrógeno se quema, se obtiene vapor de agua y no CO₂.

Descarbonización

Asimismo, Ricardo González ha insistido en la importancia de este elemento para el “progreso” de las energías renovables, así como una forma de aprovechar la energía sobrante de eólicas o de paneles solares para que el hidrógeno sea, además, “económicamente viable”.

Uno de los inconvenientes es que el hidrógeno es “muy difícil de transportar”, ya que es una molécula “muy pequeña que ocupa mucho espacio”, añade.

Para España este vector energético “tiene un papel significativo en la transición energética hacia la descarbonización de la economía en 2050” y Europa lo tiene en su lista de “políticas a desarrollar” dentro del Pacto Verde Europeo, llamada la ‘Estrategia Europea del Hidrógeno’.

No obstante, aún el hidrógeno gris sigue siendo mayoritario en España, una situación que necesita un cambio para lograr evitar 1.126 millones de toneladas de CO₂ en 2030 gracias al uso de energías sostenibles, según las estimaciones de MITECO. EFEverde.

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com