ENERGIA HIDROGENO

El Gobierno aprueba la Hoja de Ruta del hidrógeno

Un hombre rellena su depósito con hidrógeno. EFE/H.HANSCHKE/ARCHIVO

El Gobioerno ha aprobado este martes la Hoja de Ruta del Hidrógeno, con el objetivo de que en 2030 España tenga 4 gigavatios (GW) de potencia instalada de electrolizadores y que hasta esa fecha la economía del hidrógeno movilice 8.900 millones de euros en el país.

Por cada kilogramo de hidrógeno renovable que sustituye a un consumo existente de hidrógeno no renovable se evitan 9 kilogramos de CO2 a la atmósfera.

Hoja de ruta del hidrógeno

La Hoja de Ruta del Hidrógeno incluye 60 medidas y fija objetivos nacionales a 2030, según fuentes del Gobierno.

Además de los 4 GW de potencia instalada de electrolizadores para 2030 (un 10 % del objetivo marcado por la CE para toda la UE) -con un hito intermedio para 2024 de entre 300 y 600 megavatios (MW)-, la Hoja de Ruta contempla que un 25 % del consumo de hidrógeno por la industria sea renovable y la implantación de hidrogeneras, trenes y vehículos de transporte pesado propulsados por este producto.

Actualmente la industria emplea la práctica totalidad de las 500.000 toneladas de hidrógeno que consume España al año y en su mayoría utiliza hidrógeno de origen fósil (o hidrógeno gris), que emplea gas natural como materia prima para su elaboración.

En movilidad, España quiere contar para 2030 con una flota de, al menos, 150 autobuses, 5.000 vehículos ligeros y pesados, y dos líneas de trenes comerciales propulsadas con hidrógeno renovable.

Movilidad, hidrogeneras y maquinaria

Asimismo, prevé implantar una red con un mínimo de 100 hidrogeneras y el uso de maquinaria de ‘handling’ o servicios en tierra propulsada con hidrógeno en los cinco primeros puertos y aeropuertos del país.

La Hoja de Ruta apoyará el diseño de instrumentos financieros para que la industria española consumidora intensiva de hidrógeno adapte sus procesos e infraestructuras al suministro continuo de hidrógeno renovable.

También prevé la identificación de los polos de consumo de hidrógeno en la actualidad, fomentando e incentivando la creación de lo que denomina “valles de hidrógeno“, y promoverá la constitución de Mesas del Hidrógeno Industrial junto a comunidades autónomas, administraciones locales, consumidores de hidrógeno y promotores de proyectos de producción de hidrógeno renovable.

Incluye, asimismo, medidas para propiciar el desarrollo nacional de electrolizadores de grandes potencias (100 MW), para impulsar su fabricación en masa y la aplicación de nuevos materiales.

En la Hoja de Ruta se prevé la creación de una línea de financiación exclusiva para proyectos de la cadena de valor del hidrógeno renovable en los sucesivos planes estatales de Investigación Científica y Técnica y de Innovación.

Producción de hidrógeno renovable

También potenciar nuevos núcleos energéticos de producción de hidrógeno renovable que contribuyan a evitar la despoblación rural e incorpora un anexo con proyectos de hidrógeno identificados en España.

El documento también anticipa los cambios que se producirán en la economía del hidrógeno más allá de 2030 y hasta 2050, y destaca que, una vez concluida la presente década, se producirá una aceleración de la producción y aplicación del hidrógeno renovable en España, que será plenamente competitivo frente a otras tecnologías.

La Hoja de Ruta prevé que España pueda convertirse en un exportador de hidrógeno renovable al resto de Europa, y que el hidrógeno verde abra nuevas oportunidades de empleo y actividad.

Entre ellas, cita la fabricación de ensambladores de electrolizadores, pilas de combustible, componentes (electrónica, control, automoción, mecánica), vehículos, astilleros, depósitos a presión, hidrogeneras o plantas de producción de hidrógeno renovable, además de soluciones de almacenamiento a gran escala, equipos para transportar hidrógeno o servicios de movilidad.

El documento también considera que el hidrógeno renovable puede acelerar el desarrollo de redes inteligentes para almacenar energía renovable a gran escala y de manera estacional.

El hidrógeno no es una fuente primaria de energía, como el sol o el viento, sino un vector, un producto manufacturado que es capaz de almacenar energía para posteriormente liberarla de forma gradual y, si se emplean energías renovables en su fabricación, tiene la consideración de hidrógeno verde o renovable.

EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com