PLANTAS LIBRO

‘Herbario de plantas silvestres’, una enciclopedia fotográfica de botánica

Imagen obtenida de la web de Larousse Editorial.

Plantas cazadoras de insectos, capaces de vivir sobre la roca desnuda o cuyos frutos parecen orugas son algunas de las curiosidades de ‘Herbario de plantas silvestres’ (Larousse Editorial), un auténtico vademécum fotográfico de la botánica europea que incluye 275 especies de flores, árboles y arbustos.

Firmado por los franceses Pierre y Délia Vignes, ha contado para su adaptación española con el concurso de Daniel Gómez, conservador del herbario JACA del Instituto Pirenaico de Ecología, quien empleó varios meses de trabajo porque “algunas plantas reseñadas no estaban en la flora ibérica y las hemos sustituido por sus parientes más cercanos”, ha explicado a Efe.

Gómez describe el volumen como “precioso” porque “hay muchos otros libros de fotografía muy bonitos, de ésos de regalo que tras ver sus imágenes pueden meterse en la estantería porque tienen poco más que decir” mientras que éste, aparte de la “excepcional calidad” de sus fotografías posee una información “muy precisa y a la vez entretenida” por lo que “no es sólo para disfrutar de sus imágenes sino para frecuentarlo”.

Las plantas descritas son fáciles de encontrar “a poco que observemos, incluso viviendo en entornos urbanos”, aunque algunas sean más llamativas como la planta carnívora conocida como Grasilla, que vive en los Pirineos, Sistema Central y Sierra Nevada y suple la ausencia de nutrientes de su entorno digiriendo la proteína de los insectos que captura con sus hojas.

Esta publicación, que “se convirtió en un clásico en pocos meses”, presenta cada una de las especies en una doble página que incluye una lámina fotográfica de gran calidad con la reproducción íntegra de cada planta y distintas partes de ella, junto con un resumen del nombre, hábitat, usos, curiosidades y otras informaciones.

Un trabajo compartido

Como “el yin y el yang budista, a veces nos oponemos pero siempre nos complementamos”, ha explicado a Efe Pierre Vignes, quien fue “profesor de secundaria toda mi carrera y al mismo tiempo hice investigación básica durante 25 años para obtener un doctorado en ecología”.

Su mujer, Delia, trabajaba en la administración, donde adquirió habilidades para manejar el “enorme corpus” de documentos que manejaron para confeccionar el libro, además de explotar sus dotes artísticas en las ilustraciones.

El libro es, así, “un trabajo compartido” que usa “el lema de una conocida revista en Francia: el peso de las palabras, el choque de las fotos” ya que “sabemos cuánto significado perdería el libro si aislamos el texto de la imagen”.

Entre las plantas más curiosas del libro, Vignes cita la Scorpiurus muricatus, cuyo fruto “comienza como la cola de un escorpión y termina como una oruga de año nuevo chino”, con una forma “hermosa, inusual y hasta un poco loca” en comparación con “las vainas ‘razonables’ de sus primos”.

Y, aunque “resulta cruel indicar una preferencia, como les sucede a los padres con sus hijos”, muestra su simpatía por la Paronychia kapela, una “humilde y pequeña” planta que vive anidada en surcos de roca desnuda en crestas calizas de regiones mediterráneas.

Esta especie sobrevive “sujeta a la sequía, el calor, el sol excesivo, las ráfagas de viento y a veces el pisoteo, ¡toda la miseria del mundo!” y sin embargo es capaz de seguir adelante “gracias a la ausencia de competencia”.

Pistas en los nombres

Gómez, igual que los Vignes, recuerda que las plantas son el origen de nuestra medicina moderna y, en otros casos, tienen interés culinario u otro tipo de uso aprendido a lo largo de los siglos y recuerda que el nombre científico da pistas sobre ello.

“Por ejemplo, hirsuto significa que tiene pelitos y glabro, que no los tiene, mientras que angustifolio significa hoja estrecha”, por lo que a través de la etimología se puede conocer características concretas de cada especie.

Libros como éste pueden reactivar el interés de los urbanitas por el campo y la naturaleza aunque, tal y como recuerda Vignes, “la esperanza está en los niños” y es “indispensable un relevo escolar, llevándoles en autobús hasta la naturaleza real, donde poder practicar ejercicios realmente instructivos y lúdicos” para interesarles. EFEVerde




Secciones:            
Periodista y escritor, con 40 años de experiencia, siempre interesado en la Naturaleza, la ciencia y las nuevas tecnologías.