Hasta tres cuartas partes de España en alerta por incendios forestales

Hasta tres cuartas partes de España en alerta por incendios forestales

Hasta tres cuartas partes de la península y los territorios insulares presentan hoy alto riesgo por incendios, según el mapa de riesgo de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que considera el "combustible" presente en suelo del bosque.

El portavoz de la Aemet, Fermín Elizaga, ha explicado a EFEverde que los valores alcanzados de “muy alto” y “máximo” riesgo en una escala de cinco, no son extraños en época estival y que hoy “no es un día de los más peligrosos”.

Aunque la mayoría de la península afronta riesgo por fuegos en un mapa de “colores” en el que el rojo (máximo riesgo) predomina, algunas zonas, como la cornisa cantábrica y el litoral mediterráneo, se sitúan en valores “bajos” o “moderados”, de azul y verde, respectivamente.

Mas de quince provincias del interior peninsular están en alerta máxima por incendios y alrededor de diez en riesgo “muy alto”, según el índice FWI (Fire Weather Index), que maneja la Aemet para elaborar estas proyección.

Elizaga ha recalcado que este índice, también conocido como “canadiense”, por su origen -aunque utilizado en todo el mundo-, se basa exclusivamente en datos meteorológicos y tiene en cuenta fundamentalmente variables atmosféricas como temperatura, viento y humedad, además de la biomasa, el “combustible” presente en el suelo, lo que hacer arder el fuego.

Este sistema, que se basa sólo en variables atmosféricas, no tiene en cuenta otros aspectos como el tipo de suelo o la topografía, que juegan un papel importante en el desarrollo de un fuego, ha subrayado el experto.

La bajada de temperaturas que tendrá lugar en la península hasta el jueves es un factor que no provoca por sí solo un cambio en el índice de riesgo, ha recalcado Elizaga, puesto que es un índice complejo que combina muchos efectos en un único valor.

El FWI valora seis componentes distintos, que se relacionan entre sí para realizar un cálculo de riesgo “bastante complejo y muy preciso”, ha declarado Elizaga.

Los subíndices de este sistema de medición toman en cuenta la humedad del combustible muerto presente en el suelo (biomasa), de menor a mayor tamaño, es decir, desde la hojarasca a las ramas o troncos, y la materia orgánica de las capas inferiores.

Estos valores se miden a partir de la velocidad del viento, la temperatura, la humedad del aire, la precipitación acumulada en las 24 horas anteriores y la duración del día, por la exposición al sol y el enfriamiento nocturno previsto.

La información recabada permite calcular la velocidad de propagación inicial del fuego (que determina con qué rapidez arderá la biomasa de pequeño tamaño) y la disponibilidad de combustible, que permite estimar cuánto tiempo podrá alimentarse el fuego con biomasa más pesada.

La intensidad de propagación del fuego, que marca el índice FWI, está determinada por estas dos últimas variables que, ha dicho Elizaga es un método “completo y de mucho valor”.  EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies