Hans-Josef Fell: "Merkel nunca fue una antinuclear convencida"

ENERGÍA UE

Hans-Josef Fell: “Merkel nunca fue una antinuclear convencida”

Hans-Josef Fell: El presidente de la red de protección climática internacional "Energy Watch Group". Cedida

Berlín (EA.de)/Madrid (EuroEFE) .- El presidente de la red de protección climática internacional "Energy Watch Group" y exmiembro del Parlamento alemán (Bundestag) Hans-Josef Fell criticó la política climática de la canciller germana Ángela Merkel, y recordó porqué es muy importante que la primera potencia económica europea sea un "país neutral en carbono" para 2030.

Desde 1998 a 2013, Fell fue miembro de los Verdes/Alianza 90/Die Grünen en el parlamento alemán, donde fue portavoz de política energética de su grupo parlamentario desde 2005. Fell está considerado pionero de la innovadora legislación alemana sobre energía renovable, según ha informado EURACTIV.de

En las últimas elecciones europeas (mayo 2019), los Verdes entraron en el Parlamento Europeo con muchos nuevos apoyos, ¿Cree que esto hará que la futura Unión Europea (UE) tenga un perfil más proclive a la protección del clima ?

Es difícil de decir. Asumo, no obstante, que  es así porque los Verdes se han reforzado y los partidos más grandes se han dado cuenta de que ya no pueden seguir bloqueando la protección del clima como han hecho en las últimas décadas.

En algún momento Angela Merkel fue calificada de la «canciller del clima», pero ahora ella y su partido son objeto de duras críticas de parte de los activistas medioambientales. ¿Cuál será el legado medioambiental de Merkel en Europa?

Ya como líder de la oposición en el “Bundestag” Merkel se opuso a la propuesta de una eco-tasa para la Regulación de las Energías Renovables, la cual aprobamos en el parlamento en el marco de la coalición (roji-verde) en ese momento.

Cuando (Merkel) se convirtió en canciller en 2005, cada enmienda de la ley metió presión sobre el desarrollo de las energías renovables, así que ahora estamos con las manos vacías.

Incluso cuando pasó (Merkel) de (apostar por) expandir la energía nuclear a abandonarla en 2011, eso solo ocurrió debido a las protestas antinucleares que se estaban produciendo.

En aquel momento, los Verdes alcanzaron un 20 % (de votos) por primera vez e incluso tuvieron un primer ministro de su propio partido gobernando en Baden-Württemberg.

Fue cuando Merkel se dio cuenta de que estaba en el lado equivocado de la línea y aflojó la cuerda. Su instinto político le dijo que de todas formas no volvería a ganar otra elección de otra manera. Pero nunca fue una canciller antinuclear convencida, ni una canciller muy pro clima.

(…)

¿Existe una brecha climática entre las distintas generaciones (de europeos)?

Sí, sin duda. Muchos jóvenes de esta generación han entendido el grave impacto que tendrá (el cambio climático) en sus propias vidas y han votado de acuerdo con eso (en las últimas europeas).

Con el tiempo habrá un replanteamiento político, naturalmente (sobre la protección climática y otros retos mediambientales en la UE).

Pero no podemos esperar. Tenemos un máximo de tres años para organizar un cambio, para que no haya ningún tipo de emisiones en 2030, algo que es absolutamente esencial.

¿Usted reclama la neutralidad climática para 2030 en lugar de para 2050?

No, necesitamos cero emisiones para 2030 además de reducciones importantes de carbono. La neutralidad climática ya no es suficiente porque seguiría permitiendo (niveles elevados) de emisiones.

En París (la cumbre del clima de la ONU) se aprobó un presupuesto de (reducción) de carbono para el planeta. El presupuesto de carbono ayudaría a mantener los niveles de la temperatura global por debajo del umbral de 1,5 grados hasta 2045, pero solo si (hay) un compromiso de bajar las emisiones.

Pero en los últimos cuatro años hemos visto emisiones récord a escala global, así que gran parte del presupuesto ya se ha usado.

Y hay que recordar que incluso con un nivel de calentamiento global de 1,5 grados C, ciudades como Nueva York, Shangai o Miami quedarían sumergidas por debajo del nivel del mar.

Muchas personas se siguen oponiendo a la protección del clima. Les preocupa el aumento del coste de la vida y los cambios de estilo de vida que ello podría suponer. ¿Se está realizando la revolución energética contra el deseo de la población ?

La protección del clima no va en contra sino a favor de los ciudadanos. Si algunos sectores de la sociedad no están aún convencidos es por los intereses del sistema económico dominante, que se basa en el carbón, el petróleo, el gas natural y el uranio.

Los debates sobre un impuesto al carbono en la política climática son importantes, pero no están orientados a objetivos porque ese no es el instrumento político decisivo.

La labor fundamental es canalizar las ingentes cantidades de capital privado en inversiones en energías renovables y en tecnologías libres de emisiones a escala global.

En el sector energético, esto ha funcionado con tarifas fijas de suministro. Pero con el cambio a subastas, el sector de las energías renovables ha colapsado.

Las inversiones civiles, que suponen el 90 % de todas las inversiones en energías renovables en la última década han caído fuertemente porque el Estado ha limitado el número de subastas permitidas.

La transición energética ha perdido por ello su esencia para ser aceptada. Ahora lo que vemos son protestas en todas partes contra turbinas eólicas porque la población local ya no puede tomar parte en la transición (energética).

(…)

Para saber más:

► Energy Watch Group (web)

Por Florence Schulz (EA.de)/F.H (EuroEFE.EA.es)




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com