CENTROAMÉRICA CLIMA

Los habitantes del Golfo de Fonseca se reinventan ante el cambio climático

  • Situado en el litoral Pacífico de Centroamérica, es compartido por El Salvador, Honduras y Nicaragua,  tres países que están entre los 15 más afectados por el cambio climático en el mundo

Los habitantes del Golfo de Fonseca se reinventan ante el cambio climático Turistas durante un paseo en lancha en el Golfo de Fonseca.EFE/Roberto Escobar

EFEverde.- El cambio climático ha sido definido por expertos como la mayor amenaza que ha enfrentado el hombre, y en el Golfo de Fonseca, una de las zonas más vulnerables del mundo a este fenómeno, se resisten los efectos adversos con medidas que van, desde el retorno a prácticas ancestrales, hasta la evolución hacia nuevas tareas.

Ubicado en el litoral Pacífico de Centroamérica, el Golfo de Fonseca, de 2.015 kilómetros cuadrados de extensión acuática, es compartido por El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Según el Instituto de Capacitación, Investigación y Desarrollo Ambiental de la Universidad Centroamericana (CIDEA-UCA), con sede en Nicaragua, estos tres países están entre los 15 más afectados por el cambio climático en el mundo, y el Golfo de Fonseca es una de las diez zonas más vulnerables.

Temperaturas entre 21 y 39 grados Celsius, suelos erosionados, sequías prolongadas, e inundaciones extensivas y recurrentes explican en parte por qué los 714.771 habitantes del Golfo viven en alto riesgo por el calentamiento global.

Reparación de los daños por las marejadas en Cedeños, Golfo de Fonseca.

Reparación de los daños por las marejadas en Cedeños, Golfo de Fonseca. EFE/Gustavo Amador

En los últimos cuatro años la población de los 19 municipios de los tres países que componen el Golfo, se han convencido de ese riesgo y han emprendido medidas para reducirlo y adaptarse a un clima diferente, más brusco y menos predecible.

En días recientes los líderes de ese cambio se reunieron en Managua en un simposio del proyecto que los agrupa, “Fortalecimiento de las capacidades locales para la adaptación al cambio climático en el Golfo de Fonseca”, financiado con un fondo de la Unión Europea que inició en 2011 con 1,3 millones de euros (1,4 millones de dólares).

Honduras

En Honduras, la población volvió a usar tecnologías ancestrales de producción. “Son tecnologías que nuestros ancestros ya practicaban pero que habíamos dejado de usar, como rotación de cultivos y aprovechar los rastrojos para conservación de humedad”, explicó a Efe el representante del proyecto en Honduras, Luis Manuel Ochoa.

Jóvenes voluntarios crían tortugas golfina en El Venado (Honduras).

Jóvenes voluntarios crían tortugas golfina en El Venado (Honduras). EFE/Gustavo Amador

Los hondureños dejaron de usar químicos y retornaron a la materia orgánica para mejorar suelos y obtener semillas resistentes, fertilizantes, pesticidas y alimentación para sus animales, pero además “cosechan agua”, con técnicas de recolección cuando llueve, según Ochoa.

Nicaragua

En Nicaragua, unas 80 madres solteras que se dedicaban a recoger ostras entre el lodo de los manglares, ahora tienen una vida más cómoda criando peces para venderlos, afirmó el director del CIDEA-UCA, que administra el proyecto, Carlos Rivas Leclair.

De la misma manera, un grupo de pescadores y cazadores en el extremo noroccidental de Nicaragua, abandonó dichas prácticas y ahora se dedica al turismo. Llevan a los visitantes a conocer los hábitos de las tortugas en la vida silvestre, incluyendo desoves y nacimientos de miles tortuguillos marinos.

Guacamayos en la estación biológica de la isla de Zacate Grande, en el Golfo de Fonseca.

Guacamayos en la estación biológica de la isla de Zacate Grande, en el Golfo de Fonseca. EFE/Davod de la Paz

El Salvador

En El Salvador, al igual que en Honduras, la gente aprendió a cosechar agua, dejó de practicar las quemas agrícolas y obtuvo como resultados mejores suelos para sembrar.

“En estos últimos dos años la sequía ha sido difícil para los productores, pero han visto que las técnicas implementadas, funcionan”, sostuvo a Acan-Efe el coordinador del proyecto en El Salvador, Manuel Hernández.

Adaptarse al cambio climático en el Golfo de Fonseca

La decana de la Facultad de Recursos Naturales y del Ambiente de la Universidad Nacional Agraria, de Nicaragua, Matilde Somarriba Chang, quien analizó los avances realizados en el Golfo, concluyó que “proyectos como estos demuestran que la transición en la adaptación al cambio climático ya está en marcha”.

La población del Golfo de Fonseca continúa cuesta arriba en su pretensión de reducir los impactos y adaptarse al cambio climático, pero ahora avanzan con la esperanza que les da saber cómo enfrentarlo.

Si otras poblaciones con características similares en Centroamérica adoptan estas técnicas, podrían marcar diferencias en los efectos del cambio climático, concluyó Somarriba Chang. EFEverde




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies