PROTECCIÓN LOBO

La Guía para la protección de especies animales de la CE refuerza la gestión del lobo de Miteco

Lobo ibérico Ejemplar de lobo ibérico. EFE/ J.L. Cereijido.

Las directrices marcadas por la nueva ‘Guía sobre la protección estricta de especies animales presentes en la Unión Europea’ refuerzan los trabajos desarrollados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) junto con las comunidades autónomas en la elaboración de la estrategia nacional del lobo.

Así lo asegura una nota publicada este miércoles por el Miteco, en la que que se informa de la existencia de un nuevo anexo, específico sobre la protección del lobo, que ofrece “ejemplos concretos para apoyar la coexistencia de esta especie con las actividades humanas”, entre ellas, la ganadería. 

Según el Miteco, este apartado “se encuentra plenamente alineado con el borrador de la ‘Estrategia para la convivencia de las actividades del medio rural con el lobo (Canis lupus) y su conservación’”, elaborado por el Miteco y las comunidades autónomas, recientemente remitido al Comité de Flora y Fauna Silvestres para su análisis.

Extracciones

De esta manera, la legislación europea se suma a la ya impuesta por el artículo 61 de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad (2007) para exigir que “todas las extracciones excepcionales que de este animal se hagan sean justificadas y argumentadas por aquellas comunidades autónomas con presencia de la especie”.

Según la guía, la protección del ganado y el conocimiento del estado de las poblaciones son “dos factores fundamentales a la hora de realizar excepciones en extracciones”, aunque también admite que “el conflicto entre lobo y ganaderos no puede abordarse solamente a través de esta actividad”. 

Este régimen de excepciones se podrá aplicar incluso cuando las especies se encuentren en un “estado de conservación desfavorable”, según el Miteco, quien indica que el documento “incluye criterios de evaluación del estado de conservación favorable de la población y del posible efecto de la extracción, umbrales de daños al ganado, seguimiento de los efectos y cumplimiento de los condicionantes normativos”.

El documento reafirma las “medidas de prevención” como “pieza fundamental de su convivencia con la ganadería” y “subraya que los pagos indemnizatorios deben mantenerse, pero reconociendo que por sí solos no son suficientes”, apunta el Miteco.

Más allá de la gestión del lobo, el manual incluye directrices para la protección de otras especies como osos o delfines y contiene un análisis de toda la jurisprudencia europea dictaminada a lo largo de los últimos años en relación con todas estas especies protegidas.

Su objetivo es “orientar a los Estados miembros en la aplicación del régimen de protección de las especies y de sus extracciones excepcionales”, concluye la nota del Miteco. EFEverde

 




Secciones:                    
EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com