GUATEMALA VOLCÁN

El flujo volcánico que transformó el porvenir de Isabel Kalachij en Guatemala

El flujo volcánico que transformó el porvenir de Isabel Kalachij en Guatemala La erupción del volcán de Fuego cambió el futuro de los supervivientes.EFE/Santiago Billy

Emiliano Castro Sáenz.- San Juan Alotenango (Guatemala).- EFEverde.- Isabel Kalachij lava ropa en la pila municipal de San Juan Alotenango junto a su madre, en las cercanías del albergue instalado en la Escuela Mario Méndez Montenegro, donde fueron ubicadas otras 432 personas sobrevivientes de la violenta erupción del Volcán de Fuego del pasado domingo, que ha dejado 109 muertos y 197 desaparecidos.

La mujer de 31 años de edad aún saca fuerzas para lavar toneles cargados con ropa, pese a que se muestra devastada por haberlo perdido todo: a su hijo de 14 años, quien era todo su mundo, después de que fuera soterrado por la nube volcánica de flujo piroclástico.
El domingo habíamos pasado el día en Alotenango y tuvimos que volver por la tarde, pues apenas regresamos a la casa (ubicada en la aldea El Porvenir), cuando salió la lava y se lo llevó todo“, relata a Efeverde con el profundo dolor en el pecho y un semblante compungido.

La Fiscalía investigará una posible negligencia de las autoridades de prevención y protección civil y de investigación vulcanológica en el retraso del aviso a los comunitarios para ser evacuados. EFE/Santiago Billy

Se fue a ver la lava

La veloz bajada de la espesa nube de cenizas y arena incandescente, de rocas y árboles, causaba la impresión de los curiosos que se detenían a grabar con el móvil mientras la masa gris se acercaba.
Uno de los curiosos fue Wilson Alfredo, el hijo de Isabel, quien salió corriendo a ver el descenso de flujo piroclástico y el humo que avanzaba a gran velocidad.
Mi hijo no estaba con nosotros cuando nos trajeron aquí las autoridades, pues fue a ver la lava. No me dijo nada, estaba jugando con los demás y no apareció y yo estoy segura que se fue a ver la lava”, narra entre llantos.
Uno, dos, tres golpes a la ropa mojada mientras limpia sus lágrimas. Dice estar triste y que lo que están pasando es “un momento de dolor”.

El Porvenir, entre tres volcanes

Isabel y su familia nunca imaginaron que pudiera llegar a suceder algo semejante. Nunca habían visto nada igual en ese poblado llamado El Porvenir, instalado entre tres volcanes, en una geografía que llamaba al peligro.
“Nuestras cosas se quedaron allá en El Porvenir, con mis pollos también”, menciona con la preocupación de que todo su ecosistema de vida, sus animales para supervivencia, todo se esfumó.
Ahora mismo, frente al agua y en compañía de su madre, no sabe qué le espera, mientras dice que ha sido tratada “bien” en la escuela-albergue donde recibe comida los tres tiempos.
No es lo mismo que estar en la casa. Da un poco de pena estar aquí”, rodeada de conocidos y sobrevivientes, de médicos y sin privacidad.

Quisiera estar en su casa, junto a Wilson y María, su madre de 50 años de edad, pues entre ellos se daban las fuerzas en el día a día.

Vista del Volcán de Fuego (i) y el Acatenango (d), desde la ciudad de La Antigua (Guatemala). EFE/Santiago Billy

Isabel vivía para su hijo, que estudiaba el primero básico (secundaria), quien, así como ella, “no tiene papá, soy yo su responsable y estaba luchando por él y no tenía idea que podía pasar esto (su muerte). Pensé que iba a sacar todos sus estudios”, narra.

Siete pueblos arrasados por el flujo piroclástico y los lahares

Al menos siete pueblos y caseríos fueron arrasados por ese flujo piroclástico y los siguientes lahares que han dejado 1,7 millones de afectados, 12.407 evacuados y 4.137 albergados, entre los que se cuentan Isabel y María.
La madre se pregunta por qué llegó a pasar esto, ¿cómo se pudo haber evitado? Admite que no sabía que podía llegar a suceder.
Lo dice mientras el Ministerio Público (Fiscalía) anuncia una investigación de oficio por la posible negligencia de las autoridades de prevención y protección civil y de investigación vulcanológica en el retraso del aviso a los comunitarios para ser evacuados. EFEverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies