DESARROLLO SOSTENIBLE

Guardería de montaña, custodios de la memoria pétrea

Espíritu aventurero, carácter inquieto y vocación de servicio son rasgos que definen a los custodios de la alta montaña, una profesión que tiene un claro referente en Antonio, medio siglo de historia de amor con las cumbres pirenaicas al frente del refugio de La Renclusa.

Tenía 15 años cuando se trasladó a este emblemático punto de encuentro de montañeros a los pies del imponente pico del Aneto para ayudar a su tío en las tareas de asistencia y de manutención, y de allí ya no se movió.

Antonio Lafón, guarda de La Renclusa. EFE/Javier Cebollada

Vivir en la montaña

Asegura que nunca se ha arrepentido ni se ha aburrido, porque ha renovado día a día, aunque reconoce que no es tarea sencilla hacerse con un lugar así, “hay que tener muchas ganas y ser un poquito especial”.

Nació “entre vacas” y acabar sus días en la montaña es el deseo de este guarda de 61 años, popular entre los montañeros por su carácter alegre y jovial, que sobrevuela cada rincón del Parque Natural Posets-Maladeta, donde se ubica La Renclusa (2.140 metros).

Pese a haber estado los últimos 46 años de su vida anclado a este lugar, “aún disfruto a diario”, asegura Antonio, quien pertenece a una estirpe aventurera que se alimenta del día a día de un lugar sujeto a constantes cambios y que se adapta con igual velocidad a los mismos.

Por eso está convencido de que el binomio hombre-naturaleza es posible, que es necesario integrar el medio ambiente en la rutina y las actividades humanas, que no saber encontrar el equilibrio entre desarrollo y conservación “lo descompensaría todo”.

“Hay que conectar mejor con el medio ambiente, preocuparse más, se está perdiendo la ganadería, que es básica para evitar incendios, debería haber más empresas que dinamizaran el medio natural, sería muy interesante sacar a más gente de la ciudad”, asegura.

Vocación de servicio

Antonio Lafón en La Besurta. Pirineo aragonés. EFE/Javier Cebollada

Sin embargo, “no sé si recomendaría este modo de vida enteramente, porque te exige de un lado ser un profesional para realizar ciertas actividades y al mismo tiempo dedicación para estar a cargo del refugio, y hay poca gente que está dispuesta a darlo todo”.

 

“La montaña es muy compleja, hay que tener muchas ganas para dedicarle tu vida, no nos podemos quedar con lo bonita que es, sino que debemos prestar servicio en tareas de socorrismo y saber aconsejar a los visitantes, pero también retirar basuras, limpiar, almacenar comestibles (…) no todo el mundo está dispuesto”.

Antonio reconoce que ha sido feliz, pero recuerda con tristeza los momentos más amargos de su vida al frente de La Renclusa, sobre todo “cuando ha habido que sacar de la montaña a algún compañero fallecido en accidente”.

“De lo negativo me olvido, no lo pienso, tenemos que tirar para adelante y disfrutar de las cosas buenas, de esos momentos inolvidables en la cumbre del Aneto cuando brindas con amigos con una botella de cava o te comes una tortilla”.

Antonio Lafón, guarda de La Renclusa, y su hijo David. EFE/Javier Cebollada

Elogia el compañerismo que hay en la montaña, pero reconoce que esto mismo ha puesto su vida en peligro en muchas ocasiones; “si hay que llegar al límite para salvar una vida lo haces sin pensar, y nosotros no sólo somos los primeros en dar el aviso de un accidente, sino que colaboramos hombro con hombro con los equipos de rescate”.

Por eso, no se cansa de pedir sensatez y cabeza a los montañeros, que se informen de las características de las ascensiones, del material necesario o de la climatología, porque los equipos de socorro “se lo juegan todo”.

Amor a la montaña

En un lugar como La Renclusa, al que llegan expertos, aficionados y multitud de excursionistas, Antonio ha tenido ocasión de comprobar el respeto por el medio ambiente; “siempre están las cuatro personas que hacen mucho mal, pero en general hay cariño por la naturaleza”.

“Dicen que los españoles son los más guarros en la montaña, pero esto no es verdad, somos los más organizados y los que más cuidamos la naturaleza”, asegura.

Hace dos años, un problema de salud le alejó temporalmente de La Renclusa y en la actualidad delega parte de sus responsabilidades en su familia, su mujer Mari y su hijo David, quienes con su dedicación y empeño contribuyen definitivamente a la felicidad de Antonio.

Antonio Lafón, guarda de La Renclusa, y al fondo el refugio. EFE/Javier Cebollada

Accede a toda la galería fotográfica en: https://goo.gl/MFltys

Sobre Rostros Naturales

Rostros Naturales (#RostrosdelaNaturaleza) de @efeverde se realiza dentro de la convocatorias de ayudas en régimen de competitividad de la Fundación Biodiversidad  para el impulso de la información ambiental.

Logo MAPAMA/ Nueva imágen corporativa del Mapama




Secciones:        
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies