MEDIO AMBIENTE NATURALEZA

Grefa libera un nuevo grupo de buitres negros en la Sierra de la Demanda

La hembra de buitre negro Carabela tras ser liberada. EFE/ Grefa

La ONG Grupo de Recuperación de la Fauna Autóctona (GREFA) ha liberado a tres buitres negros, siete hembras y seis machos, en la Sierra de la Demanda, que se suman a otros 31 ejemplares liberados en 2017 y 2018 en la misma zona.

Estos ejemplares llevan emisores GPS (siglas en inglés de Global Position System) para facilitar su seguimiento, en una iniciativa que forma parte del Proyecto Monachus, liderado por la asociación conservacionista GREFA.

Los nombres de los trece buitres liberados el lunes son: Cid, Carroñero, Costana, Canales, Centinela, Carolina, Coloma, Corelia, Claudia, Carabela, Corleone, Caleruega y Curiscao.

La C inicial común a todos ellos permite identificarlos como liberados en el tercer año del proyecto (la gran mayoría de los liberados en 2017 y 2018 tienen nombres que empiezan por A y B, respectivamente).

Algunos de estos nombres fueron elegidos por los propios niños de Huerta de Arriba durante el IV Día Internacional de los Buitres celebrado en esta localidad el 31 de agosto pasado, jornada en la que se procedió a colocar los emisores GPS a los buitres negros ahora liberados.

Gracias al marcaje con emisores GPS de esas aves, se ha podido seguir al detalle sus movimientos por la zona de suelta durante las primeras horas de su vida en libertad y será posible rastrear los movimientos que emprendan a partir de ahora. De momento, los ejemplares liberados permanecen en un radio de dos kilómetros en torno al punto de liberación.

Zona de reintroducción

“Hemos trabajado con mucha dedicación para que buena parte de los buitres negros liberados no se vayan de la zona de reintroducción o, si se alejan de ella en sus movimientos dispersivos, regresen en algún momento para reproducirse”, indica la bióloga Lorena Juste, responsable del Proyecto Monachus de GREFA en la Sierra de la Demanda.

El buitre negro, catalogado en España como especie amenazada, no se reproduce en esta zona y en el resto del Sistema Ibérico desde hace más de medio siglo.

El Proyecto Monachus lleva asociado en la Sierra de la Demanda la intención de recuperar, junto con el buitre negro, a otra rapaz necrófaga amenazada: el quebrantahuesos. En el caso de esta especie se van a arbitrar acciones encaminadas a facilitar su nidificación futura mediante la mejora del hábitat de alimentación y de cría. EFEverde




Secciones: