MAR MENOR

Greenpeace acusa al trasvase Tajo-Segura de la extrema situación del Mar Menor

Operarios retiran del mar los peces muertos que han aparecido en el Mar Menor.EFE/Juan Carlos Caval

El aporte de agua procedente del trasvase Tajo-Segura para regar el campo de Cartagena “ha sido el origen de la muerte” del Mar Menor, ha revelado Greenpeace en un informe publicado este miércoles en el que denuncian la situación extrema que atraviesa la mayor laguna salada en Europa.

En el documento ‘El mar Menor, una víctima del trasvase Tajo-Segura’, la organización ecologista señala que el exceso de agua generado principalmente por este trasvase ha provocado “un desarrollo exponencial de la agricultura de regadío intensiva e industrial” en la región, “basada en agrotóxicos” que han contaminado las aguas de la laguna.

Esta contaminación ha provocado la muerte en sus aguas de “cinco toneladas de peces y crustáceos” en los últimos diez días, una cifra superior a las tres toneladas que se recogieron durante un episodio similar en 2019, según han informado en un comunicado emitido también este miércoles.

En la nota han destacado que estos casos no eran frecuentes a finales de los años 70, cuando existía “un regadío incipiente en el entorno del Mar Menor”, pero empleaba el agua subterránea de la zona, por lo que “al no existir aportaciones externas procedentes del trasvase Tajo-Segura” el agua de la laguna “era cristalina y sus ecosistemas asociados estaban vivos”.

Aumento del regadío 

Una dinámica que han asegurado que cambió a raíz del desarrollo del trasvase Tajo-Segura al inicio de la siguiente década, puesto que entonces la superficie agrícola próxima se repartía en un 73 % de secano y un 12,8 % de regadío, mientras que a finales de 2010 la proporción de cultivos de regadío aumentó al 50,24 %.

En concreto, el informe recoge que la extensión de las tierras destinadas a cultivos de regadío aumentó de unas 25.150 hectáreas en 1988, a 60.700 hectáreas en 2009.

Además, Greenpeace ha indicado que el exceso de agua y riego que precisan estos cultivos provoca que todos los años lleguen a la laguna “unos 100 hectómetros cúbicos (hm3)” de escorrentías que arrastran “no menos de 1.000 toneladas de nitratos y 240 toneladas de fosfatos”, procedentes de los regadíos intensivos e industriales del entorno, que han crecido “sin medida” gracias al trasvase Tajo-Segura.

Soluciones

Para rebajar el volumen de estas aguas contaminadas que alcanzan la laguna, el grupo ecologista ha reclamado “centrar los esfuerzos técnicos en impedir que lleguen” y ha solicitado tanto al Ejecutivo central como al gobierno autonómico, a los que acusan de realizar “acusaciones cruzadas y evitar responsabilidades”, que tomen medidas reales y efectivas “para dar con la solución al ecocidio de la laguna”.

Ante la situación de degradación que vive el Mar Menor, existe una investigación judicial, de la que Greenpeace forma parte de la acusación particular desde 2020, conocida como ‘Caso Topillo’.EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com