INCENDIOS AMAZONÍA

Greenpeace simula un incendio forestal ante la embajada brasileña de Madrid

Un activista de Greenpeace con una pancarta contra la deforestación del Amazonas. EFE/Greenpeace

Un grupo de activistas de Greenpeace ha simulado un incendio forestal frente a la embajada de Brasil en Madrid para exigir mayor protección a la Amazonía, que registró en agosto 8.301 focos de fuego solo en el Estado de Amazonas, el mayor número de su historia, señala la organización ecologista.

Mientras el presidente Bolsonaro sigue negando que la Amazonia esté en llamas y haciendo maniobras de marketing” -como el despliegue del ejército para combatir la destrucción de la selva-, “ésta sigue ardiendo” ha denunciado, en un comunicado, el portavoz de la Campaña de Bosques de Greenpeace España, Miguel Ángel Soto.

Ante la celebración mañana sábado del Día de la Amazonía, los activistas de Greenpeace concentrados ante la embajada brasileña en Madrid han esparcido cenizas y ramas quemadas por el suelo y han desplegado una pancarta con el mensaje “Dejad de quemar la Amazonía”.

La Amazonía, pulmón del planeta y refugio de la biodiversidad

Con esta acción, los ecologistas pretenden hacer llegar un mensaje “al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y a quienes le apoyan”, para frenar los incendios en la mayor selva tropical del mundo, “por la que circula el 20 % de todo el agua dulce del planeta y que alberga el 15 % de todas las especies de plantas terrestres conocidas, así como el 10% de los mamíferos”.

Durante la acción, Greenpeace ha entregado una carta, dirigida al embajador de Brasil en Madrid, con nuevas imágenes de los incendios, tomadas entre el 16 y el 21 de agosto en un sobrevuelo de Greenpeace Brasil sobre la selva.

Las filmaciones muestran “una destrucción generalizada, incluso en las áreas protegidas”, a pesar de la orden del gobierno brasileño de prohibir los incendios en la región desde el 16 de julio, detallan.

Pico de deforestación en la Amazonía

Según los datos aportados por el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (INPE) -la agencia aeroespacial brasileña-, durante el pasado mes de agosto se registraron 29.308 focos de incendio en la Amazonia, la segunda tasa más alta de los últimos 10 años, mientras que en el estado de Amazonas se produjeron 8.301 incendios, el mayor número de incendios de su historia.

Soto ha explicado que “los incendios en la Amazonía están provocados por el sector agropecuario, que busca extender la superficie de pastos para el ganado y, en menor medida, cultivar soja”.

Los conservacionistas han pedido a las entidades financieras que “dejen de apoyar a esta industria”, y han exigido a gobiernos y empresas que “pongan fin a su relación con los negocios que destruyen los bosques”.

Incendios forestales y Covid-19 

Además, Greenpeace ha recordado que la destrucción de la Amazonía está vinculada con “el descenso de la calidad del aire en las ciudades de la región”, que está agravando el impacto de la Covid-19, y que ya ha afectado a “diversas comunidades indígenas”.




Secciones:                    
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com