NUCLEAR GAROÑA

Greenpeace protesta ante las puertas de Garoña para exigir su cierre

Greenpeace protesta ante las puertas de Garoña para exigir su cierre

Un grupo de activistas de la organización ecologista Greenpeace se concentra desde primeras horas de la mañana frente a las puertas de la central nuclear de Garoña, para exigir su inmediato desmantelamiento por "los riesgos" que tiene su existencia incluso "estando parada". La iniciativa forma parte de una campaña de la organización que se esta llevando a cabo de forma simultánea en diversas centrales nucleares europeas.

La portavoz de la campaña nuclear de Greenpeace en España, Raquel Montón, ha explicado a Efefuturo que Garoña es la nuclear “más antigua” de la Unión Europea (UE) y alberga combustible radiactivo gastado en una piscina casi llena, con consecuencias desastrosas en caso de cualquier incidente.

Los activistas, que se concentran ante la nuclear con una gran pancarta en la que se lee “Garoña desmantelamiento ya”, se movilizaron hasta allí en un convoy de varios vehículos de obra para simbolizar la necesidad de empezar los trabajos que terminen definitivamente con esta central.

Se trata sólo de un acto “simbólico” que durará “lo que sea necesario para concienciar” de la necesidad de desmantelar urgentemente la central; para nada se trata de una acción de resistencia o similar, ha añadido la responsable de Greenpeace.

Greenpeace recuerda que la orden de cierre definitivo de la planta (Orden Ministerial del 3 de julio de 2009) está en vigor y que la Audiencia Nacional confirmó esta decisión.

A pesar de la falta de responsabilidad del Gobierno en materia de seguridad nuclear por la aprobación el pasado 21 defebrero del Real Decreto que permitiría a Endesa e Iberdrola, los operadores de Garoña, obtener una nueva autorización, la organización ecologista destaca que el proceso de desmantelamiento debe realizarse de manera consecuente al cierre definitivo, ya que la planta está fuera del Sistema Integrado de Supervisión de las Centrales (SISC).

Además de envejecida, añade en un comunicado, Garoña no ha sido evaluada para una hipotética ampliación desde 2009, y desde entonces han variado los criterios de seguridad a raíz del accidente de Fukushima, se han modificado los requerimientos ambientales para la utilización del agua de refrigeración procedente del Ebro y, además, ha cambiado su estado de funcionamiento, ya que permanece en estado de parada desde hace más de un año.

Ante esta situación Greenpeace exige su desmantelamiento de manera inmediata.

” Garoña debe comenzar su desmantelamiento porque tiene una orden de cierre definitivo, no tiene licencia de explotación, lleva parada más de un año y es la central nuclear más vieja de la Unión Europea.”, ha declarado Raquel Montón responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.

“Ampliar la vida útil de nucleares viejas y deterioradas como Garoña para que las grandes compañías eléctricas sigan ganando dinero a costa de que los ciudadanos sigan asumiendo las consecuencias de un accidente es un riesgo que no debemos permitir.”

La acción forma parte de una campaña europea para reclamar el cierre de las centrales nucleares más viejas. En estos momentos hay seis acciones de Greenpeace en Bélgica, Holanda, Suecia, Suiza, Francia y España. EFE

 

 




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies