Greenpeace: La contaminación registra mínimos históricos

CORONAVIRUS CONTAMINACIÓN

Greenpeace: La contaminación registra mínimos históricos

Greenpeace: La contaminación registra mínimos históricos Madrid durante alarma por coronavirus. EFE/Mariscal

La contaminación del aire en las grandes ciudades españolas registra "mínimos históricos" desde que el Gobierno anunció hace casi una semana el estado de alarma sanitaria y los valores medios de dióxido de nitrógeno (NO2) apenas alcanzan el 40% de los límites permitidos, según Greenpeace.

La organización ecologista ha informado este jueves a través de un comunicado que el descenso del tráfico rodado, principal fuente de emisiones en España, ha hecho que la contaminación del aire “se desplome” en los últimos días de aislamiento forzoso por la epidemia de coronavirus.

Menos tráfico en Madrid y Barcelona

Según datos de Greenpeace, la reducción de alrededor del 60% del tráfico rodado en Madrid y Barcelona en ese periodo de alarma ha hecho que los niveles medios de dióxido de nitrógeno “apenas hayan alcanzado esta semana el 40%” del límite fijado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Europea (UE).

Esas “circunstancias excepcionales” provocadas por la crisis del COVID-19 “pueden servir de aprendizaje para reducir las miles de muertes que la mala calidad del aire provoca cada año”,  asegura la organización ecologista.

Añade que a partir del martes 10 de marzo, y a raíz de las primeras medidas de contención como el teletrabajo o la suspensión de clases, la bajada de niveles de NO2 ha sido constante en Madrid.

Greenpece asegura también que desde el pasado sábado, con la entrada en vigor del estado de alarma y la limitación “drástica” del uso del vehículo particular, la media de contaminación en Madrid “apenas llega al 40% del límite legal” un umbral que en esta  ciudad ” se ha incumplido cada año desde que en 2010 entrase en vigor la normativa europea”.

Se desploman los niveles de NO2

En Barcelona  la contaminación ha bajado “de forma muy similar” desde  la activación de la alerta y los niveles de NO2 “se han desplomado cumpliendo con creces el valor límite, que en 2019, por ejemplo, se incumplió en las estaciones más cercanas a lugares de elevado tránsito, como Eixample o Gràcia-Sant Gervasi”, indican los ecologistas en su nota.

Para Adrián Fernández, responsable de la campaña de Movilidad de Greenpeace “de una situación tan difícil como la que estamos viviendo deberíamos extraer una lección: no deberíamos vacilar a la hora de tomar medidas contundentes siempre que se ponga en riesgo la salud de las personas”.

Destaca que la bajada el tráfico rodado, unido al descenso de temperatura en los últimos días, han permitido reducir la contaminación “en cuestión de horas” y ello a pesar de que otras fuentes contaminantes como las calefacciones  o el transporte público han seguido funcionando.

Según las estimaciones de Greenpeace, alrededor de 4,5 millones de personas fallecen al año por contaminación de carbón, petróleo y gas, y el gasto sanitario por esta causa en España asciende a 21.751 millones de euros, el 1,68% del PIB.

Por ello, aseguran que las actuales “circunstancias excepcionales pueden servir de aprendizaje para reducir las miles de muertes que la mala calidad del aire provoca en España cada año”. EFE

pss

 

 




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com