ENERGÍAS RENOVABLES

Greenpeace presenta un documento con propuestas sostenibles de las renovables

Turbinas de viento . EFE/Filip Singer/ARCHIVO

La organización ecologista Greenpeace ha hecho público un documento con sus propuestas para lograr el desarrollo sostenible de las energías renovables frente a la crisis climática, respetando la biodiversidad y los derechos de las personas.

En una nota divulgada coincidiendo con el Día Mundial del Viento hoy y la próxima celebración del Día del Sol, Greenpeace subraya la importancia de la participación ciudadana ante el rechazo social a los últimos proyectos de renovables.

Desarrollo sostenible de las renovables

El documento refleja el planteamiento de la ONG bajo criterios generales, energéticos, sociales, económicos y ambientales para contribuir, social y políticamente, al impulso imprescindible del desarrollo renovable.

La organización ecologista defiende la urgencia de un despliegue renovable con la máxima participación social y la protección medioambiental porque, afirma, ambos aspectos cuentan con importantes espacios de mejora.

Greenpeace reclama una mayor sostenibilidad territorial y una redistribución justa de los riesgos y beneficios en el ámbito rural.

Participación ciudadana

Demanda, asimismo, espacios de diálogo con la participación de los ciudadanos afectados por el desarrollo de estos proyectos, para una adecuada redistribución de los beneficios sociales y económicos generados por la utilización de sus recursos, a fin de lograr una transición energética justa social y ambientalmente.

La responsable de la campaña de energía de Greenpeace, María Prado Rubio, ha señalado que “es una oportunidad para trasladar al territorio los beneficios de un sistema que tiene que ser más justo, energética y medioambientalmente, y es obligación de las autoridades, la ciudadanía, las instituciones y los promotores corresponsabilizarse con este desarrollo”.

Hay que encontrar las mejores fórmulas para acelerar la sustitución de los combustibles fósiles y nucleares por las renovables y recuperar el tiempo perdido, con justicia social, energética y climática y, “ante muchos de los movimientos críticos con el actual modelo de desarrollo renovable, es imprescindible potenciar espacios de diálogo para avanzar”, ha asegurado.

Greenpeace recuerda el inmenso valor social de las renovables porque contribuyen a la mitigación del cambio climático, a la reducción de la contaminación, a la creación de empleos, a la cobertura de las necesidades básicas (energía para la salud, alimentación y educación, entre otras) y a la recuperación de la actividad económica.

Adaptación de directivas europeas 

Señala que la electricidad generada con renovables es la vía más rápida, eficaz y sostenible para asegurar y satisfacer todas las demandas energéticas en el transporte y la industria, que hoy utilizan combustibles fósiles u otras energías contaminantes y peligrosas, sin menoscabo de anteponer en todos los casos la eficiencia y el ahorro energético.

Por ello, Greenpeace demanda la aceptación y participación de los ciudadanos, la trasposición urgente de las directivas europeas, la planificación energética y una mayor ambición en descarbonización.

En relación a las medidas ambientales, la ONG demanda: priorizar emplazamientos sobre suelos degradados, excluir todos los espacios naturales protegidos y el cumplimiento en todo el Estado como directriz ejecutiva de la zonificación del territorio nacional presentada por Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico que determina la sensibilidad ambiental del territorio.

Hay que tener en cuenta, según la organización, la evaluación ambiental estratégica sinérgica y no individual para no permitir la fragmentación de los proyectos a fin de disminuir artificialmente el tamaño y burlar la legalidad ambiental. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com