Greenpeace alerta del calor anómalo frente al efecto sobre el COVID-19

CORONAVIRUS TEMPERATURAS

Greenpeace alerta del calor anómalo frente al posible efecto positivo sobre el COVID-19

Greenpeace alerta del calor anómalo frente al posible efecto positivo sobre el COVID-19 Imagen cedida por ©Greenpeace

La organización ecologista Greenpeace ha protagonizado hoy una acción en Madrid para llamar la atención sobre las consecuencias a largo plazo de las elevadas temperaturas que se registran en España, más allá del efecto positivo que, según algunos expertos, puedan tener para frenar la expansión del coronavirus (COVID-19).

Preocupación por el COVID-19

Greenpeace reconoce y comparte en un comunicado que la preocupación se centre en el avance de la epidemia y las medidas para combatirla, pero alerta de que las temperaturas anómalas constituyen también una seria amenaza, como la merma en las reservas de agua o el avance de la desertificación.

Activistas de Greenpeace han salido a la calle con pancartas en las que se podía leer ‘Debería ser invierno’ y ‘Es solo el principio’, para recordar que los sucesivos récords de temperatura y sequía en España y otros puntos del planeta avisan de un futuro de crisis climática “que aún se puede mitigar con una respuesta urgente y más ambiciosa”, afirma Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio Climático de la ONG.

En este sentido, recuerda al Gobierno que esta respuesta debe estar alineada con la ciencia para evitar los peores impactos del cambio climático y añade que el actual objetivo de reducción de emisiones no es suficiente para asegurar un incremento de las temperaturas globales por debajo de 1,5 grados centígrados.

Calor anómalo

Greenpeace subraya que estos días se están alcanzando temperaturas hasta 10 grados por encima de lo normal para la época del año, más propias de meses de primavera o verano, y que el mes de enero fue el más cálido jamás registrado en el planeta.

Ello, unido a la escasez de precipitaciones, hacen que las reservas de agua se encuentren por debajo del 60 por ciento, “al igual que el año pasado, uno de los tres más secos del presente siglo”, y regiones como Andalucía ya tienen sus reservas a menos de la mitad.

Greenpeace recuerda que, según la Agencia Europea de Medio Ambiente, la península Ibérica será la región europea más afectada por el aumento de la sequía y con mayor riesgo de desertificación y afirma que Canarias “ya está en situación de riesgo extremo”.

“Cuanto más tardemos en actuar, mayores serán los costes de la inacción”, añade Tatiana Nuño, quien insiste en que para contribuir al esfuerzo mundial que lidera la Unión Europea “España se debería comprometer a una reducción de las emisiones de CO2 del 55 por ciento para 2030 con respecto a 1990 y alcanzar el cero neto en 2040”. EFEverde




Secciones:            
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid