GREENPEACE PROTESTA

Dos activistas de Greenpeace aterrizan en parapente en la azotea del BCE

© Greenpeace/Bernd Hartung

Dos activistas de la organización ecologista Greenpeace han aterrizado este miércoles en parapente en la azotea de uno de los edificios de la sede central del Banco Central Europeo (BCE) y han colgado una pancarta.

Una portavoz del BCE dijo a EFE que pueden confirmar que los dos activistas han aterrizado en parapente en la azotea de uno de los edificios del BCE y que han desplegado una pancarta.

“La Policía está informada y se encuentra en el lugar. Nuestra prioridad principal es la seguridad de las personas involucradas”, añadió la portavoz del BCE.

“La protección del clima es uno de los mayores desafíos que afronta la humanidad este siglo. El BCE contribuye a esta respuesta dentro de su mandato como banco central, actuando en sincronización con los responsables de la política medioambiental”, según la entidad europea.

Dos pancartas

Los activistas de Greenpeace desplegaron una pancarta de unos 12 metros en la que se puede leer “Parad la financiación de los asesinos del medioambiente” (“Stop funding Climate Killers”) en el edificio de entrada al BCE, según una imagen que han colgado en la red social Twitter.

Greenpeace protesta de este modo contra la política monetaria del BCE, cuyo Consejo de Gobierno se reúne mañana para discutirla, porque considera que es perjudicial para el clima al comprar deuda de empresas que contaminan mucho y exige un estrategia que se oriente al Acuerdo de París sobre el clima.

En otra imagen que Greenpeace ha colgado en Twitter se puede ver a otro activista volando en parapente frente al edificio del BCE con otra pancarta en la que se puede leer “¡Actuad sobre el clima ahora!” (“Act on climate now”).

Una portavoz de Greenpeace en Alemania ha dicho a EFE que un tercer activista voló delante del edificio del BCE en parapente con esta segunda pancarta.

En total, se encontraban diez activistas de la organización ecologista en la zona del BCE, ya que los otros siete se encargaban de la seguridad, añadió la portavoz de Greenpeace.

Informe de Greenpeace

Paralelamente a esta acción de protesta, Greenpeace ha publicado este miércoles un informe sobre las garantías que el BCE acepta para prestar dinero a los bancos.

El informe se titula “Greening the Eurosystem Collateral Framework” (“Ecologizar el marco de garantías del Eurosistema”) y ha sido realizado junto con la organización New Economics Foundation (NEF) y varias universidades británicas, la SOAS University of London, la University of the West of England y la University of Greenwich.

En este informe concluyen que la proporción de deuda de empresas que emiten mucho carbono que el BCE acepta como garantías es muy elevado y que estas garantías también tienen un recorte de valor menor al calcularse su riesgo.

También señala que este sistema de garantías del BCE, tal y como está diseñado actualmente, se contrapone a los objetivos definidos democráticamente en el Acuerdo del Clima de París y a los objetivos de la Unión Europea (UE).

En un análisis reciente Greenpeace también consideró que el BCE apoya a empresas que emiten mucho carbono al comprar deuda del grupo de aerolíneas Lufthansa y de este modo infringen los objetivos medioambientales europeos.

Lufthansa colocó a comienzos de febrero dos bonos por un volumen total de 1.600 millones de euros, con cuyos ingresos ha devuelto un crédito de 1.000 millones de euros del Banco estatal alemán de Crédito para la Reconstrucción y el Desarrollo (KfW), según informaciones de la propia compañía.

La entidad monetaria europea realiza actualmente una revisión de su estrategia, que incluye un análisis profundo sobre cómo responder a la crisis del clima a través de todas las áreas de la política monetaria del BCE.

El BCE dijo a finales de enero que va a invertir en un fondo de bonos verdes denominados en euros emitido por el Banco de Pagos Internacionales (BPI) para financiar la producción de energía renovable, proyectos eficientes con la energía y otros proyectos medioambientales.

El BCE compra bonos verdes de emisión pública desde marzo de 2015 y emitidos por empresas desde junio de 2016.

Desde marzo de 2016, cuando el BCE anunció que también compraría bonos corporativos, la emisión de este tipo de bonos ha aumentado rápidamente. EFEverde

 




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com