CUMBRE CLIMA

El Gobierno subraya el “éxito” de Castellana Verde, más allá del espacio COP

árboles Recurso de archivo

El Gobierno en funciones ha destacado el “éxito” del proyecto Castellana Verde que, “gracias al esfuerzo de instituciones, empresas, fundaciones y sociedad civil”, ha contribuido a llamar a la acción por el clima “más allá” del espacio de la Cumbre del Clima que acoge Madrid hasta este viernes.

En un comunicado, el Gobierno hace balance de esta iniciativa, impulsada en el marco de la XXV Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que hoy concluye en Madrid, con el objeto de construir un “gran eje cultural, político, económico y de participación social”.

Un centenar de actividades han puesto de relieve en este eje “la transversalidad de la ambición climática y el papel fundamental que juegan todos los agentes en el camino hacia un verdadero cambio estructural de nuestras sociedades y economías”, subraya el Gobierno en la nota.

Con el objetivo de actuar como altavoz de los fines que persigue la Cumbre del Clima, instituciones como el Congreso de los Diputados o la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) han participado en la iniciativa Castellana Verde.

En este marco, la Cámara Baja acogió esta semana una jornada impulsada por la Unión Interparlamentaria, en la que expertos en la lucha contra el cambio climático compartieron su visión con 200 parlamentarios de todo el mundo, a quienes llamaron a poner en marcha leyes que faciliten alcanzar los objetivos de la Cumbre.

La FECYT organizó a lo largo de estas dos semanas tertulias entre científicos y periodistas acerca de la necesidad de concienciar al conjunto de la ciudadanía de la urgencia de actuar contra el cambio climático.

El arte ha sido otro de los principales instrumentos para llamar a la acción por el clima en las actividades de Castellana Verde, como la exposición instalada en la estación de Atocha con imágenes de la Amazonía brasileña y los colectivos indígenas captadas por el fotógrafo Sebastião Salgado.

En la Plaza de Colón, la escultura de un oso polar, obra de los chilenos Veronica y Edwin Nogales, simbolizaba los efectos de la subida de la temperatura en los polos para concienciar acerca de la necesidad de actuar ante el impacto de la actividad humana sobre el planeta.

También en el Paseo de la Castellana, la escultura Talla de la Reina, del artesano burgalés Humberto Abad, representaba las manos de la Reina Juana I, que, aferrada a unos barrotes, emulaba la cárcel de Tordesillas, donde estuvo recluida.

Esta obra, tallada sobre el tronco de un pino de unos 200 años que, situado junto al río Duero, no resistió los efectos del cambio climático, ha servido para reflexionar sobre la contribución de los bosques a la mitigación de emisiones de efecto invernadero, señala el Gobierno. EFEverde

Especial informativo COP25 Madrid-Chile en EFEverde

 

 

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com