TERMICAS CARBON

Gobierno firma con sindicatos y empresas el Acuerdo para la Transición Justa de las centrales térmicas de carbón

Acto de la firma.

Representantes del Gobierno, sindicatos y empresas han suscrito el “Acuerdo por una Transición Energética Justa para las centrales térmicas en cierre: el empleo, la industria y los territorios”, alcanzado el 17 de abril de 2020.

En un acto celebrado en el Ministerio para la Transición Ecológica, los máximos representantes de Endesa, Iberdrola, Naturgy y EDP España; de las federaciones de Industria de CCOO y UGT, y las ministras de Trabajo y para la Transición Ecológica han firmado formalmente el acuerdo.

Dicho acuerdo ya había sido suscrito por vía telemática el pasado 17 de abril, cuando España se encontraba en pleno confinamiento por el coronavirus, por las ministras, y representantes de los sindicatos y de Endesa, Iberdrola y Naturgy.

El ‘Acuerdo por una Transición Energética Justa para las centrales térmicas en cierre’ recoge el compromiso de las partes paraacompañar la transición laboral y la reactivación económicade las zonas afectadas por estos cierres. Todas las centrales térmicas de carbón de España han firmado este acuerdo, casi un año después de su lanzamiento.

La alianza recoge el compromiso de las partes para garantizar el empleo y la reactivación económica de las zonas afectadas por el cierre de las centrales térmicas localizadas en Aragón, Andalucía, Asturias, Castilla y León y Galicia.

El Ministerio de Trabajo se compromete a llevar a cabo actuaciones para el mantenimiento del empleo a través de planes de formación e inserción laboral específicos y a trabajar en la búsqueda proactiva de inversores con proyectos que puedan localizarse en las zonas afectadas.

UN PLAN DE APOYO A LA INSERCIÓN LABORAL FINANCIADO CON EL PLAN DE RECUPERACIÓN

Una de las medidas será la elaboración de un plan de apoyo a la formación profesional e inserción laboral de trabajadores, tanto de las centrales de carbón como de sus empresas auxiliares, que facilitará la adecuación de los planes formativos a la demanda de nuevos perfiles.

Este proyecto ha sido incluido para su financiación en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y se articulará a través de un convenio entre el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y el Instituto de Transición Justa (ITJ), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

La evolución de este plan se seguirá desde el registro activo de personas desempleadas vinculadas a la actividad de las centrales térmicas, que gestiona el ITJ, para facilitar su acceso a las ofertas de empleo que surjan en el desmantelamiento de instalaciones y en las tareas de restauración ambiental.

Para generar actividad económica alternativa en las zonas afectadas por los cierres, otro instrumento, el de los convenios de Transición Justa, se centrará en captar oportunidades que surjan en el ámbito de la transición ecológica.

Además, las empresas titulares de las centrales térmicas de carbón en proceso de cierre se comprometen a elaborar un plan para trabajadores y territorios, con nuevas inversiones en esas zonas que estarán relacionadas con la generación de energías renovables y otras oportunidades de negocio surgidas en el ámbito de su actividad.

El acuerdo también contempla el diseño de planes de recolocación para el personal de las plantas y dar prioridad en la contratación a trabajadores de empresas auxiliares en las labores de desmantelamiento, restauración ambiental y futuras actividades productivas.

Las empresas también llevarán a cabo acciones específicas de formación profesional para que los trabajadores puedan ser empleados en nuevas actividades, mientras que los sindicatos se comprometen al seguimiento de los acuerdos de formación, prevención de riesgos laborales, reindustrialización y divulgación.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha recordado que, cuando se empezó a pensar en buscar una salida para las zonas con centrales de carbón amenazadas de cierre, había quince centrales de carbón en España, con 31 grupos térmicos, y 10 gigavatios (GW) de potencia activos.

Ha dicho que los afectados por esta transición a una economía descarbonizada merecen toda la atención y el empeño y “no aparcar los problemas cuando los tenemos delante”, y ha señalado que el proyecto requiere de la complicidad de otras administraciones territoriales.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha indicado que las zonas afectadas por cierres de actividades no siempre han contado con el suficiente acompañamiento y ha señalado que la escasa acción de gobiernos precedentes ha dejado desguarnecidos a muchos territorios.

El consejero delegado de EDP España, Rui Teixeira, ha dicho que “no podemos tener personas que pierdan con esta transición”, mientras que el de Endesa, José Bogas, ha indicado que la compañía cierra cuatro centrales en la Península que suman más de 5.000 megavatios (MW), que van a compensar con la construcción de 5.700 MW de energía renovable, con una inversión de 4.500 millones de euros.

A ellos hay que sumar otros 2.000 millones en otros proyectos, como producción de hidrógeno y de reciclaje de baterías y palas eólicas, ha dicho Bogas, que ha señalado que Endesa quiere tratar de devolver la actividad social y económica a los lugares en los que ha venido trabajando desde hace 30 años.

Por su parte, la consejera delegada para España de Iberdrola, Ángeles Santamaría, ha recordado que en el periodo 2020-2025 la compañía tiene previsto invertir en España 14.300 millones de euros del total de 75.000 millones que invertirá en todas las geografías donde está implantado el grupo.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, que ha recordado que en 2019 la compañía decidió cerrar todas sus centrales de carbón, ha indicado que en las plantas térmicas de Meirama, en A Coruña, y La Robla (León) se iniciarán proyectos de hidrógeno y biogás, respectivamente. EFE

dgp-cga/mlm




Secciones: