NATURALEZA OSOS

El Gobierno cántabro mantiene dispositivo de captura por un osezno herido en Liébana

El Gobierno cántabro mantiene dispositivo de captura por un osezno herido en Liébana Imagen de oso pardo. Archivo EFE

El Gobierno cántabro mantiene un dispositivo para capturar al osezno herido que se ha visto por Liébana, una circunstancia ante la que se está actuando conforme al protocolo de intervención con esta especie y "con prudencia", para mantener las posibilidades de que el animal pueda seguir en el medio natural.

Desde verano un osezno herido en una pata deambula por alguna zona de Liébana, lo que ha ocasionado el temor de algunos vecinos y ha llevado a la Fundación Oso Pardo a pedir de forma reiterada al Gobierno de Cantabria que actúe para capturarlo.

Dispositivo de captura

El director del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, Antonio Lucio, señala a Efe que la intención del Ejecutivo siempre ha sido tratar de capturar al osezno, pero matiza que se ha tenido que actuar conforme a cómo se comportaba el animal siguiendo las recomendaciones de los expertos.

Lucio indica que el operativo de captura se ha reactivado estos días y que lo que se busca es evitar que el oso se acerque a los pueblos y, a la vez, hacer un seguimiento de su estado de salud.

El operativo, que estuvo ya en marcha en noviembre, se ha reanudado porque el osezno ha vuelto a entrar en los pueblos para buscar alimento, y su presencia cerca de núcleos de humanos es más frecuente.

Lucio subraya que el dispositivo se prolongará de forma indefinida: hasta que el comportamiento del oso cambie y se vea que su lesión mejora, o hasta que se le coja.

Con todo, el director general advierte de que hay que actuar con prudencia, porque capturar al animal “significa que las posibilidades de devolverlo al medio natural se pueden complicar”.

El alcalde de Cabezón de Liébana, Jesús Fuente, ratifica que en su municipio hay quien ha visto a este osezno y a otro algo mayor, y que la gente está asustada y teme encontrarse con los animales.

“Yo no lo he visto, pero hay varios vecinos que sí, e incluso hay quien lo ha grabado con el móvil”, dice a Efe el alcalde de Cabezón de Liébana.

Según explica, hay dos osos que merodean por el pueblo: uno de un año, que está herido y que lleva viéndose por la zona desde verano, y otro algo mayor, de dos años.

Sin embargo, el director general resalta que el operativo de captura solo se ha puesto en marcha para el más pequeño, que está herido.

Fuente destaca que a los vecinos no les hace ninguna gracia la posibilidad de encontrarse con el animal. “Hay gente mayor, que suele salir a dar el paseo al anochecer, y ahora tiene miedo”, apunta.

El alcalde recalca que los osos se acostumbran a estar cerca de los humanos y van al pueblo a buscar alimento fácil: “manzanas y lo que apañan en los huertos y por ahí”.

Mientras, la Fundación Oso Pardo (FOP) ha pedido reiteradamente al Gobierno de Cantabria que ponga en marcha un operativo para la captura “inmediata” del osezno herido.

La FOP señala que en un vídeo tomado por vecinos de la zona, y que está en internet, puede verse que el osezno cojea claramente de una pata delantera.

Según advierte la Fundación, que el animal tenga sus capacidades mermadas, añadido al hecho de que no está su madre, son razones para que busque comida fácil en zonas pobladas “exponiéndose a incidentes y a un proceso de habituación con humanos”.

Para esta entidad, su captura “inmediata” es importante para poder evaluar la herida, y si es posible curarlo y rehabilitarlo.

El presidente de la FOP, Guillermo Palomero, insiste a Efe en que la Consejería debe poner medidas y en que se deben corregir los comportamientos de osos que se habitúan a los humanos, no los rehuyen, y buscan alimentos en zonas pobladas.

Imagen de oso pardo herido. EFE

Imagen de oso pardo herido. EFE

Protocolo para la Intervención con osos pardos

Aparte de la captura del osezno, la Fundación Oso Pardo reivindica la aprobación del protocolo para la intervención con osos pardos: un documento con unas pautas de actuación ante la presencia de ejemplares y para prevenir incidentes o conflictos si se acercan a humanos.

Palomero advierte de que la comunidades de la Cornisa Cantábrica (Asturias, Cantabria y Castilla y León, en colaboración con Galicia) ya tienen el documento “que lleva seis años circulando de despacho en despacho”, sin que se haya aprobado en ninguna de ellas.

Lucio destaca que, aunque es cierto que ese protocolo aún no se ha aprobado, en Cantabria ya se actúa conforme a sus premisas y lo está aplicando en este caso.

La aprobación es una cuestión “puramente administrativa”, aunque ya se aplica, tanto en la comunidad cántabra como en el resto, de lo que da fe el director general.

El objetivo de un protocolo de esas características es garantizar la seguridad de las personas y la conservación de la especie, en peligro de extinción.

Y en gran medida se trata de prevenir incidentes y protocolizar la forma de actuar e intervenir con osos que se acercan a núcleos poblados o a humanos, como está ocurriendo en este caso en Liébana.

“Contar con este protocolo es fundamental”, destaca Palomero, que subraya que es ahora más necesario que nunca, porque los resultados de conservación son buenos, se está recuperando la especie y el incremento de las poblaciones oseras, tanto en la zona occidental como oriental de la Cordillera, puede provocar más incidentes o encuentros “inesperados”. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies