CONSERVACIÓN TORTUGAS

El Gobierno balear pide avisar al 112 si se encuentra un nido de tortuga marina

tortuga común (Caretta caretta). EFE/Archivo

La Conselleria balear de Medio Ambiente y Territorio advierte de que, en caso de encontrar una tortuga marina o un nido en la costa, hay que llamar al 112 para dar aviso y evitar molestar o poner en peligro a este animal protegido.

El departamento autonómico ha puesto en marcha la campaña “Anida” para informar sobre cómo actuar ante la nidificación de tortugas marinas en las Islas Baleares, después de que en los dos últimos años se hayan detectado puestas de tortugas en varios puntos del litoral del archipiélago, ha informado en un comunicado.

El Servicio de Protección de Especies, el Consorcio para la Recuperación de Fauna Silvestre (Cofib), la Fundación Palma Aquarium y el Laboratorio de Investigaciones Marinas y Acuicultura (LIMIA) se preparan para la posible llegada de tortugas marinas a las costas de las islas Baleares para nidificar, como ha pasado los dos últimos años.

El proyecto “Anida” tiene por objetivo dar a conocer este fenómeno para que la gente lo pueda identificar y a la vez preparar a los técnicos para responder de manera adecuada.

Cuidar su espacio natural

Tanto Medio Ambiente como la Fundación Palma Aquarium publicarán campañas para que la población pueda reconocer el rastro que dejan las tortugas después de desovar e informar de la forma correcta de actuar en estos casos, con el objetivo de evitar situaciones inadecuadas con un impacto ambiental negativo, que pueden poner en peligro el desarrollo de los huevos y el ejemplar adulto de esta especie protegida.

En caso de encontrar una tortuga marina hay que llamar al 112 de manera inmediata y no molestar al animal. Los técnicos recuerdan la prohibición de tocarla, hacerle fotos con flash, deslumbrarla, hacer movimientos bruscos o ruido, así como la necesidad de evitar en todo momento que la tortuga vea a las personas o que se le acerquen perros, porque se puede asustar y volver al mar sin realizar la puesta de huevos.

Del mismo modo, si se detecta un rastro en la arena, hay que evitar pisarlo.

En caso de encontrar crías, también se debe llamar al 112 y, si es posible, evitar que las tortugas lleguen al mar, recogiéndolas y manteniéndolas húmedas en la sombra.

 

Una especie protegida

La tortuga común (Caretta caretta) es la más abundante en el litoral Mediterráneo. 

A pesar de que se alimenta alrededor del archipiélago balear, generalmente no nidifica. Aún así, en los últimos años se han producido diferentes episodios de nidificación, seguramente causados por el aumento de la temperatura global.

Según las predicciones de aumento de temperatura que manejan los expertos, se prevé que la anidación de tortugas marinas sea cada vez más frecuente en las costas baleares.

En 2019 se localizaron dos nidos en Ibiza y en 2020 fueron tres: dos en Menorca y uno en Ibiza.

En julio de 2019, se registraron los dos primeros nidos en Platja d’en Bossa y en Es Cavallet. El año pasado se tuvo constancia de la llegada de tres tortugas a Punta Prima, Cala Nova y Cala Pilar.

En 2019 pusieron 160 huevos y en 2020 fueron 340. De las puestas de 2019 nacieron 37 tortugas, y en 2020 fueron 159. EFEverde

 




Secciones:            
EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com