FRANCIA BIODIVERSIDAD

Gilles Boeuf: “Es necesario introducir cambios en los sistemas actuales”

Gilles Boeuf: El director científico de la Agencia Francesa de Biodiversidad, Gilles Boeuf. EFE/Lourdes Uquillas

Lourdes Uquillas.- "No podemos revertir ni parar el cambio climático, pero sí reducir los efectos y adaptarnos a él", asegura el director del Consejo Científico de la Agencia Francesa para la Biodiversidad, Gilles Boeuf, quien sostiene que ello se logrará "introduciendo un cambio" en los sistemas de consumo.

En el mundo actual falta “empatía” y es necesario armonizar, persuadir y educar sobre “valores de la ecología y la naturaleza” porque “no es cuestión de volver al pasado, pero sí de cambiar comportamientos”, como piden los jóvenes, explica el biólogo marino francés, que se encuentra en Madrid, donde dará este lunes una conferencia en el Instituto Francés.

Pérdida de suelo fértil y biodiversidad

Los cambios “debíamos haber empezado a realizarlos hace dos siglos, con la entrada de la era industrial, como lo señaló en su día un científico holandés”, sostiene, porque el hombre lleva mucho tiempo modificando la naturaleza.

“Hemos destrozado la mitad de suelos fértiles del planeta”, señala, y añade, en Francia, se pierde “cada diez años el equivalente a la extensión de un departamento (división administrativa en el país vecino)”, y la pérdida de biodiversidad va a “ritmos inimaginables”.

Es necesario “cambiar los comportamientos, no podemos seguir con este ritmo de consumo”, porque “no es normal”, dice, las filas de jóvenes que esperan en el asfalto cuando determinadas marcas de telefonía móvil o de aparatos digitales anuncian la salida de nuevos productos. “¿Cómo se ha educado a esos jóvenes?”, se pregunta.

Educación en las escuelas

Hace “mucha falta impartir en la escuela conocimientos relacionados con el agua, la naturaleza, la biodiversidad o los sistemas biológicos”, asevera este catedrático que dirigió el Museo Nacional de Historia Natural y recorre el mundo dictando conferencias en tres idiomas, francés, inglés, y en un perfecto español, que domina “porque vivo a quince kilómetros de la frontera con Cataluña”.

Para mí “la educación es imprescindible”, señala, porque tenemos que “volvernos sapiens en el futuro”. Es fundamental que la gente entienda que cualquier evento no tiene el mismo impacto con casi 8.000 millones de habitantes que hace 1.000 años cuando éramos solo 100 millones.

No se puede “imaginar salud sin ecología”, pero todo tiene que tener una “base científica, porque soy partidario de la ciencia ecológica” y los grupos ecologistas tendrían “más éxito de contar en sus filas con más expertos científicos”.

El océano, el gran olvidado de las COP

Sobre por qué existe actualmente una preocupación muy alta sobre el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, señala que “no es de extrañar, se ha perdido mucho tiempo, y explica que el tema de los océanos, “los mayores reguladores del clima”, solo se introdujo en la agenda de las COP (Conferencia de Cambio Climático) en la de 2015.

“Las cosas tienen que cambiar a partir de los pescadores porque no se puede seguir con los índices de sobrepesca actuales”, sostiene.

Pero falta ánimo para cambiar las cosas, “los políticos solo piensan en el poder”, por ello es partidario de prolongar los periodos de gobierno y explicar a la gente los cambios que son necesarios.

Dice estar de acuerdo con una palabras que escuchó de la directora del río Ródano, en Francia: “necesitamos una metamorfosis”, más aún con el tamaño de la población mundial, porque son los más pobres, las mujeres y los niños “los que pagan los efectos del cambio climático”.

África sigue esperando

La situación afecta mucho más a los habitantes de África que a los de los países más desarrollados, es “un crimen” la situación de la mujer, sobre todo en África, donde ellas deben dedicar muchas horas al día a buscar agua y leña. “Es necesario invertir en su educación, cambiarían muchas cosas”, asegura Boeuf.

“Tenemos la obligación de ayudar a África”, porque una vez que la gente sale en migraciones es “demasiado tarde”. Es un continente donde se puede producir energía y les hemos prometido 1.000 millones de dólares, que “siguen esperando”.

Sobre la deforestación señala que en cuando se descubrió Madagascar había el 92 por ciento de especies, sin embargo actualmente solo conservan el 12 % de especies. Es normal ver los “barcos chinos que salen cargados con madera”, asegura Boeuf, quien ha recorrido casi todo el mundo, lo que le ha permitido tener la visión global de los problemas que el planeta afronta y él explica.

El sistema financiero 

Critica el sistema financiero, “¿cómo es posible, se pregunta, que una empresa como Volkswagen que ha mentido sobre la fabricación de sus vehículos y las emisiones a la atmósfera haya adelantado ya el importe de la multa que se le impone y no pasa nada?”.

Asegura que la presión de los lobys y multinacionales no son las únicas presiones que existen, la deforestación en África, señala, es cuestión de cambiar el tipo de consumo de energía para evitar la tala de árboles porque tienen sol, agua.

Pero es necesario hablar de ética, para realizar los cambios. Los chinos van a aparecer dentro de poco tiempo “más ecologistas que nosotros”, cuando ahora mismo mueren más de mil personas al año por la contaminación, pero dentro de poco “nos van a vender otro tipo de energía”.

Partidario de la reducción del consumo de carne y de pagar a los agricultores un precio justo por la producción de alimentos, con ello se evitaría la utilización de químicos y la destrucción del suelo y de más biodiversidad, concluye con la “esperanza de que el cambio se produzca” por el bien de las futuras generaciones.

Sobre el tema del glifosato, explica que el cambio debe venir desde los propios agricultores, y señala que en Francia se les hizo ver a un grupo de ellos los beneficios de cultivar sin químicos y las ganancias que ello suponía para la naturaleza y sus bolsillos.

EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com