GESTIÓN FORESTAL

Gestionar el bosque no frenará el calentamiento global, según expertos

Gestionar el bosque no frenará el calentamiento global, según expertos Bosque Nacional Tongass/ EFE/CATY ARÉVALO

Gestionar los bosques europeos en las próximas décadas con el objetivo de reducir los niveles de dióxido de carbono (CO2) y enfriar el clima no tiene efectos "claros" para frenar el calentamiento global, según un informe publicado hoy por la revista científica Nature.

Un equipo de expertos internacionales, liderado por la científica del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), Aude Valade, ha recomendado hacer una gestión forestal que permita mantener los servicios ambientales de los bosques a nivel ecológico, social y cultural -como es la producción de madera-, y no para “enfriar” el planeta, ha indicado CREAF en un comunicado.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores han desarrollado un modelo que calcula la cantidad de carbono, energía y agua que sería atrapada o liberada según los tipos de gestión forestal que se utilicen para mitigar el cambio climático en Europa, como maximizar la captación de carbono, aumentar la luz solar que los bosques reflejan hacia el espacio (albedo), y reducir la temperatura de la superficie.

Captar carbono

Una de estas gestiones, orientadas a captar el máximo carbono de la atmósfera, requeriría sustituir los bosques de árboles de hoja caduca (caducifolios) por coníferas, con los que se podría “refrescar” el ambiente.

Sin embargo, este efecto quedaría anulado por los cambios que se producirían en el microclima del bosque, en la velocidad del viento, la humedad ambiental, la formación de nubes y el albedo, a lo que se sumaría, además, la pérdida de un 12 % en producción de madera.

Enfriar la superficie

Por otro lado, una gestión orientada a enfriar la superficie de la tierra aumentando la proporción de montes bajos -formados por arbustos y pequeños árboles-, daría un enfriamiento de 0,3 grados centígrados en Escandinavia y los Alpes, lo que sería “insignificante” a nivel global y reduciría en un 25 % la madera disponible.

Aumentar albedo

En el caso de que se buscara un aumento del albedo, gracias al cambio de bosques de coníferas por caducifolios y una reducción de los “bosques altos”, tampoco se daría ningún efecto para frenar el cambio climático, pues cambiaría la formación de nubes, la humedad atmosférica y la circulación del viento, y daría más calor y un 30 % menos de madera. EFEverde




Secciones:                    
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies