LOBO IBÉRICO

Medio millar de ganaderos piden no aumentar la protección al lobo

Concentración de ganaderos ante el Miteco. EFE/Zipi Concentración de ganaderos ante el Miteco. EFE/Zipi

Alrededor de medio millar de ganaderos, según los convocantes, se han concentrado este miércoles ante la sede del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) para pedir que el lobo no deje de ser especie cinegética por las consecuencias que tendría para sus animales.

Los participantes, convocados por la plataforma Ganader@s Viv@s, han hecho sonar continuamente sus cencerros mientras pedían la dimisión de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, o demandaban bienestar para su ganado frente a ‘la sangre que deja el lobo’.

En la concentración han pedido que el Miteco pare la Orden que haría efectiva el próximo mes de septiembre la prohibición de cazar al lobo.

La mayoría de los asistentes eran ganaderos de la mitad norte peninsular, la más afectada por los ataques de los cánidos.

La portavoz de la plataforma, Mercedes Fernández, ha lamentado que el Miteco no les haya escuchado y haya “ninguneado” a los ganaderos, “riéndose de nosotros”.

Fernández ha considerado que el “único objetivo” del Ministerio es “contentar a los animalistas y a los ecologistas radicales de sofá”.

Bajo su punto de vista, incluir al lobo en el listado Lespre lo hace “intocable” sin basarse en motivos científicos, sino “solo ideológicos”.

En España hay “más de 3.000 lobos“, según ha calculado, “más que en toda Europa” y el Ministerio que dirige Teresa Ribera “quiere proteger una especie que daña y nos lleva a la ruina”.

Ha defendido que los programas de gestión del lobo que se están llevando a cabo al norte del río Duero “son eficaces” y se ha mostrado en contra del plan del Gobierno de incrementar “exponencialmente” las manadas.

En cuanto a las indemnizaciones, Fernández ha señalado que “se pagan mal y tarde”, por lo que no cree que sean la solución.

Diálogo y buena gestión

Por su parte el presidente de Asaja, Pedro Barato, ha indicado a los medios de comunicación que es necesario que la ministra “rectifique” y “atienda” las peticiones del mundo rural, ya que “tiene la oportunidad de parar esa orden”.

Barato cree que “no se puede proteger excesivamente al lobo y desproteger a los ganaderos y a sus ganaderías”.

Ha mostrado su disposición al diálogo, pero “no con imposiciones”, a la vez que le ha pedido a Ribera que legisle “pero no en contra del medio rural”.

El coordinador estatal de Unión de Uniones, José Manuel de las Heras, quiere que haya “buena gestión” para que haya “equilibrio” entre la fauna salvaje y la ganadería, según ha indicado a Efe.

A la ministra, le ha pedido que “no tome decisiones desde un salón sin escuchar el punto de vista de las dos partes”.

Para De las Heras, “tiene que haber más diálogo” porque si no “sufrirá el medio rural”, por lo que confía en que pronto el Ministerio “reconsidere su postura”.

También ha asistido el presidente de la interprofesional del ovino y el caprino de carne (Interovic), Raúl Muñiz, que ha defendido esta concentración para “poner en valor” la labor de los ganaderos “en defensa de su modo de vida”.

Ha pedido asimismo al Gobierno que “retome el diálogo” porque “todos estamos en la misma disposición” de proteger especies como el lobo pero que se haga “de forma consensuada”.

Una propagación del lobo al resto de la península ibérica supondría la “casi” desaparición de “muchas explotaciones de ovino y caprino”, ha añadido.

Ganaderos afectados

Una de las ganaderas afectadas, Marta García, ha pedido “respeto” por el medio rural y cree que el Ministerio para la Transición Ecológica le “ha declarado la guerra”.

Ha reivindicado que en los pueblos “hay futuro, defenderemos nuestro modelo de vida, lucharemos por nuestros derechos y por la libertad de trabajar”.

Para esta ganadera, la convivencia del lobo con la ganadería “solo pasa” por el control poblacional de la especie, algo que “ampara la Unión Europea” a través de planes de gestión.

Además, ha hecho una defensa de la caza como “imprescindible” para “mantener el equilibrio natural de la cadena trófica”.

En cuanto a las indemnizaciones para paliar los posibles daños del lobo, ha reseñado que los ganaderos “no quieren limosnas, sino a su ganado vivo”. EFE




Secciones:            
EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com