DÍA GALGO

Los galgos conmemoran su día luchando contra el abandono y el maltrato

Foto del galgo Tito, cedida por su dueña

Sara Elisa Fernández.- Concienciar sobre el maltrato que sufren muchos galgos, en especial tras el fin de temporada de caza menor, es el objetivo del día dedicado a esta raza de perro, que se conmemora hoy para denunciar y concienciar sobre el abandono de ejemplares que no aparecen en las estadísticas oficiales.

Así lo afirma el presidente de la asociación ‘El Refugio’, Nacho Paunero, quien asegura que “no son perros de caza, sino utilizados para la caza”, motivo por el cual defiende modificar el Código Penal para que quienes hayan maltratado un animal “lleguen a entrar en prisión” efectivamente, pues “como son penas inferiores a dos años, la mayoría de las veces los culpables no acaban en la cárcel”.

En la misma línea, la británica Tina Solera, presidenta del refugio ‘Galgos del sol’, ha relatado a Efe que cuando trasladó su residencia a Murcia en 2007 no sospechaba que acabaría dedicando su vida al galgo español, tras quedarse prendada de estos perros de constitución esbelta y nariz alargada.

Sin embargo, quedó impactada por el trato que recibían estos ejemplares, ya que “no pasaba un día sin ver alguno abandonado por la calle o muerto en las carreteras, y la gente me decía que los dejase, que era normal.”

Comenzó poniéndoles comida, después acogió a diez animales en casa y, hoy en día, atiende a más de doscientos “y solo el pasado mes de enero rescatamos uno al día”.

La responsable del programa de educación de ‘Galgos del Sol’, Samantha Sacido, ha añadido que recogen a los animales “en unas condiciones lamentables”: mutilados, con patas rotas, golpes en la cabeza, microchips arrancados de cuajo o con los riñones destrozados por enfermedades sin tratar, causadas por garrapatas.

La edad de los perros rescatados es “un claro indicador de que son meras herramientas” pues los machos suelen ser muy jóvenes -“desde el primer momento en el que el galguero observa que el perro no vale para cazar lo abandona”- y las hembras tienen más de 5 años -“las usan para criar”-.

El problema de las estadísticas

De acuerdo con los datos del Seprona, en 2018 fueron abandonados 52 galgos en España pero “¿cómo explican que en nuestro refugio tengamos 200?”, pregunta Sacido, antes de responderse que “uno de los principales problemas es que estadísticamente, un perro solo se considera abandonado si se ve al dueño soltándolo”.

Según el estudio ‘Él nunca lo haría. 2020’ de la Fundación Affinity, en 2019 las protectoras recogieron 306.000 animales abandonados entre perros y gatos y, en el caso de los primeros, el fin de la temporada de caza fue la causa de abandono en el 12 % de los casos.

La mayoría de los galgos que ingresan en el refugio murciano “llegan aterrorizados y algunos salen adelante pero otros no”, añade Sacido, quien explica el trabajo que hace “para que pierdan el miedo al ser humano ya que los adoptantes deben recibir perros medianamente equilibrados”.

Un ejemplo concreto comprobado por Efe es el de Tito, un ejemplar cuya “madre adoptiva”, Irene Ciudad, explica que el animal llegó a su casa “muy asustado” y con miedo, sobre todo a los varones, aunque después de año y medio de cuidados el animal “ya confía plenamente” en su familia, pues “los galgos son tranquilos, amorosos y, aunque no son muy efusivos, transmiten mucho cariño”.




Secciones: