EXPEDICIÓN ANTÁRTIDA

Gabriel de Castilla, el “desconocido” marino que avistó la Antártida en 1603

Gabriel de Castilla, el Panorámica de la Antártida / EFE/ Imagen Cedida

"Más allá de sus posibles descubrimientos, fue un auténtico héroe", ha explicado a EFEverde el periodista y escritor Valentín Carrera, que acaba de publicar el libro 'Gabriel de Castilla: avistador de la Antártida' (Ed. Paradiso Gutenberg) en el que repasa la biografía de este marino y explorador español.

Este estudio se presenta acompañado por una exposición en Palencia que muestra una selección de cuarenta imágenes del continente blanco, elegidas por el mismo Carrera, con motivo del 30 aniversario de la base científica que lleva el nombre de este marino y que el Ejército de Tierra mantiene operativa desde 1989 en el Polo Sur.

Base Gabriel de Castilla en la Antártida y monumento al marino / EFE/ Imagen Cedida

Base Gabriel de Castilla en la Antártida y monumento al marino / EFE/ Imagen Cedida

Este personaje histórico, de origen palentino precisamente, tiene una biografía “apasionante aunque muy poco conocida” en la actualidad en España: militar y navegante nacido en 1577, fue contemporáneo de Quevedo y Cervantes y viajó a Perú y Chile “en plena época de la expansión española en América”, ha precisado el autor.

Gabriel de Castilla navegó por las costas del Pacífico, Tierra de Fuego y los mares del Sur con la misión de supervisar el tráfico marítimo en expediciones en la que tuvo oportunidad de enfrentar a piratas, habitualmente británicas.

Avistamiento de la Antártida

En 1603, durante uno de sus viajes de vigilancia, avistó por primera vez la Antártida después de que su buque fuera arrastrado por una tormenta y se perdiera en el llamado Paso de Drake, “que hoy día sigue siendo uno de los más peligrosos de estos mares”, ha relatado Carrera.

Portada del libro ‘Gabriel de Castilla: avistador de la Antártida’.

Según las declaraciones recogidas en un documento histórico del marinero holandés Laurenz Claesz, quien formaba parte de la tripulación de Castilla, “se vislumbraron unas islas cubiertas de nieve, que, por la situación geográfica -64 grados de latitud sur- , podrían formar parte del actual archipiélago de las Shetland del sur, en la Antártida”.

De esta forma, el marino palentino y los doscientos hombres que componían su tripulación se convertirían en los primeros avistadores de la Antártida, “pues cruzaron las líneas de lo que por entonces se conocía como la ‘Terra Australis Incógnita’, que delimitaba una silueta fantasmagórica, un mundo tenebroso y desconocido cargado de leyendas”.

Título polémico

Sin embargo, el título de “primer avistador” está disputado por otro navegante, el holandés Dirck Gerritsz Pomp, cuya flota se dispersó en 1598 al cruzar el estrecho de Magallanes y su barco, según otro relato histórico, observó una “tierra montañosa cuya descripción coincidiría también con las Shetland”.

Flota de Pomp /EFE /Imagen Cedida

Flota de Pomp /EFE /Imagen Cedida

En conclusión, “la documentación histórica no es concluyente, pero esto no quita mérito a ninguno de los dos navegantes, Pomp y Castilla”, ha destacado Carrera, pues “es posible que ambos vieran la silueta de las Shetland en la lejanía o tal vez algún iceberg gigante a la deriva”.

Sin embargo, no hay constancia de que ninguno de los dos llegara al Círculo Polar Antártico, “hazaña que le corresponde al capitán inglés James Cook en 1774”, ha concluido el autor. EFEverde




Secciones: