EXPEDICIÓN ANTÁRTIDA

Fundación Príncipe Alberto II cofinanciará Trineo del Viento en la Antártida

Fundación Príncipe Alberto II cofinanciará Trineo del Viento en la Antártida Carol Portabella posa ante el trineo de viento junto al explorador Ramón Larramendi. EFE/Alba Zafra

La Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco aportará 90.000 euros para cofinanciar la expedición científica a la Antártida del proyecto 'El Trineo de viento', cuyo objetivo es la "exploración limpia" del Polo Sur gracias al vehículo eólico diseñado por el equipo del explorador Ramón Larramendi y la Asociación Polar.

Así lo ha explicado a Efe la presidenta de la delegación española de la institución monegasca, Carol Portabella, tras la presentación de este apoyo, que se materializará en el mes de noviembre por dos razones: la apuesta por sistemas ecológicos de transporte en las regiones polares y el aporte científico de la expedición.

Ésta será la primera campaña antártica del Trineo de Viento, que ya ha sido probado con éxito en zonas del Ártico, y cuya meta es recorrer 2000 kilómetros en 40 días por el interior del continente antártico afrontando desafíos como el de ascender a la cima del Dome Fuji, a 3.810 metros sobre el nivel del mar.

“A esa altitud el viento es mucho menor que en zonas más bajas, por lo que hemos desarrollado cometas gigantescas para aprovechar cualquier ráfaga y demostrar el potencial que puede alcanzar este vehículo de transporte e investigación en toda la Antártida”, ha explicado Larramendi.

Alternativa ecológica

Este trineo impulsado sólo por el viento se presenta como opción alternativa y ecológica a los convoyes tradicionales al generar cero emisiones y disponer de “una gran simplicidad logística, fiabilidad y versatilidad que le permiten llegar a zonas remotas y de forma más económica”, lo que permite culminar “más investigaciones con éxito”.

Durante el viaje, los cuatro tripulantes del vehículo desarrollarán hasta siete proyectos científicos, entre los que Larramendi ha destacado la iniciativa del científico y secretario técnico del Comité Polar Español, Antonio Quesada, para estudiar la capacidad de colonización de microorganismos en un espacio donde las interacciones y las influencias externas “son nulas”.

Oportunidad para la ciencia

Según Quesada, esta expedición es una “gran oportunidad” para todos los científicos, nacionales e internacionales, pues permite hacer “ciencia ultra pura, asegurándonos de que no emitimos contaminantes allá donde lleguemos, por lo que el impacto humano es mínimo”.

El escenario antártico también servirá para probar otros instrumentos como el SOLID -para la búsqueda de vida fuera de la Tierra- o los MEDA -sensores incluidos en la misión Mars 2020- así como investigar otras áreas científicas como el impacto de los rayos cósmicos y la estructura magnética.

La Asociación Polar ha desarrollado el Trineo del Viento durante los últimos 18 años y 25.000 kilómetros con el objetivo de lograr integrarse en las infraestructuras oficiales españolas de investigación polar, como las bases antárticas Juan Carlos I y Gabriel de Castilla o el buque de investigación oceanográfica Hespérides.




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies