MIGRACIONES CLIMÁTICAS

Fundación Alternativas apoya una propuesta europea para crear un visado climático

Captura de pantalla del debate

La Fundación Alternativas ha apoyado hoy la puesta en marcha de un “visado climático” a partir de un acuerdo internacional vinculante que declare las migraciones “consecuencia de los efectos de cambio climático”, como medida de “protección temporal” a las personas “víctimas de sus efectos”.

Así lo ha explicado la eurodiputada del PSOE Mónica González durante un foro digital organizado hoy por esta fundación para analizar el informe titulado ‘El impacto del cambio climático en la población vulnerable en los países en desarrollo’, sobre la iniciativa del Parlamento Europeo que aspira a ser aprobada en sesión parlamentaria dentro de dos semanas.

Para González, el documento contiene tres grandes líneas y la de “mayor visibilidad” es precisamente ese acuerdo ya que el concepto de refugiado climático a día de hoy carece del “consenso necesario” dentro las Naciones Unidas, si bien “se puede avanzar en ciertos aspectos”.

Las otras dos propuestas hacen referencia a un cambio de enfoque en las políticas internacionales de emigración que conducirá “hacia la cooperación para combatir la pobreza y la desigualdad” y a la inclusión de iniciativas locales que permitan aplicar “políticas de desarrollo” en cada municipio.

El vicepresidente ejecutivo de la fundación, Diego López Garrido, ha insistido durante su intervención en la “necesidad de proteger” a las personas de los países “más vulnerables” que se ven obligadas a “dejar su hogar por una consecuencia negativa del cambio climático, como la sequía, el hambre o los desplazamientos forzados”.

En su opinión el proyecto de visado climático planteado por instancias europeas “no soluciona el problema pero viene a encararlo” como una herramienta que permitirá una “inmigración planificada”.

 La investigadora asociada del Centro de Estudios de Derecho Ambiental de Tarragona Beatriz Felipe Pérez ha recalcado la importancia de la medida pero ha advertido de que “la mayoría de emigraciones climáticas son internas”, es decir, dentro de las fronteras de cada país.

Por ello, las medidas de protección deberían ir más allá, en su opinión, con el fin de “conseguir que la gente que no quiera no se tenga que ir” de su lugar de origen.

La directora de políticas y campañas de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Paloma Favieres, se ha mostrado más pesimista al asegurar que en los últimos años “se han perdido oportunidades en materia legislativa“.

Como ejemplos, ha comentado la “poca ambición de la Agenda Europea sobre Migración de 2015, que “hacía alusión al cambio climático como motivo de desplazamiento pero no lo abordó”, y la falta de concreción del reciente Pacto de Migración y Asilo, “que no hace ninguna referencia a las vías legales y seguras de desplazamientos por cambio climático”. EFEverde.

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com