TERREMOTO MÉXICO

México y parte de centroamérica, devastados por el mayor terremoto de su Historia

  • El peor terremoto de la Historia de México y uno de los más devastadores de Latioamérica se ha cobrado ya 61 víctimas.

México y parte de centroamérica, devastados por el mayor terremoto de su Historia Miembros de los servicios de emergencias trabajan en el municipio Juchitán, en Oaxaca (México). EFE

México y Centroamérica han sufrido un fuerte terremoto de magnitud 8,2 en la escala de Richter, que en territorio mexicano ha dejado ya 61 muertos y cuantiosos daños, mientras en Guatemala se reportan 4 heridos y más de 3.500 damnificados.

Gran impacto en México

El movimiento telúrico, que se produjo a las 22.49 hora local del este jueves (4.49 GMT del viernes), tuvo su origen a 33 kilómetros de profundidad, con epicentro a 119 kilómetros al sur-suroeste de Tres Picos (México), según el Servicio Geológico de EE.UU.

La magnitud del terremoto, cuyo epicentro se ubicó a 133 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, Chiapas, desbancó al devastador registrado el 19 de septiembre de 1985 (de 8,1 en la escala Richter), que dejó miles de muertos y desaparecidos, y ha sido uno de los de mayor magnitud de Latinoamérica junto al de Chile que en 2010 registró una magnitud de 8,8.

El terremoto ha dejado hasta el momento 61 muertos en México, 250 heridos y 159 municipios con declaración de emergencia.

Hasta 45 personas murieron en Oaxaca (sur), 12 en Chiapas (sureste) y 4 en Tabasco (sureste).

El terremoto, que impactó una decena de estados e México, ha registrado numerosos derrumbes de viviendas, cortes de electricidad y daños de infraestructura, mientras aún se realiza el recuento de víctimas.

Tres días de luto oficial

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha declarado tres días de luto nacional por las víctimas fatales, a las que cifra de forma preliminar en 61 entre los citados estados.

“Quiero reiterar mi solidaridad y mi más sentido pésame a las familias de las personas fallecidas a causa de este sismo”, dijo el mandatario.

Las estimaciones iniciales indican que hasta 50 millones de personas estuvieron expuestas al terremoto en México.

Los damnificados

“Toda la casa de enfrente se vino abajo y la de atrás también, y nosotros perdimos todo”, relata a Efe Gabriela Ortiz, una de las damnificadas en Juchitán, el municipio más afectado por el movimiento telúrico de 8,2 en la escala de Richter que ya ha sido catalogado como el más virulento del último siglo.

Ortiz vio como, frente a sus ojos y en cuestión de segundos, el potente terremoto se llevaba todas sus pertenencias y ponía en riesgo su vida y la de los suyos.

“Fue horrible, siento impotencia”, reconocía hoy con lágrimas en los ojos junto a su hermano menor y su tía.

Sentada en un sillón frente a su antiguo hogar, a la intemperie y ante un calor que no da tregua ni de noche, Ortiz montaba guardia frente a su morada en este humilde municipio del sureño estado de Oaxaca.

Tiene miedo de que se llevan aquellos objetos que un día espera recuperar, pero todavía más pánico a que una réplica de este poderoso temblor, el más grande desde 1932, acabé con su vida.

“Ya viene, aquí viene otro”, gritaban unos jóvenes tendidos en colchones en plena calle mientras se levantan y ayudan a los más mayores a colocarse en medio de la calle, lejos de casas resquebrajadas hasta los cimientos, que parecen aguantarse con pinzas.

“Estamos a la expectativa de que algo pueda suceder con las réplicas. Con solo ver cómo se derribaron las casas, con cualquier movimiento la gente entra en psicosis. Nos atormentamos”, subraya Óscar Cuevas, un vecino que vio como el sismo le abría una brecha de un palmo en casa y que perdió a sus dos vecinos de enfrente, una madre y su hijo, que no lograron salir a tiempo.

Escenas como esta se sucedían al filo de la medianoche de este viernes a sábado, 24 horas después del suceso, en varios rincones del centro de esta población de unas 100.000 personas y con unas 7.000 viviendas afectadas, según el recuento oficial.

En calles con luz y sin ella, miles de vecinos fueron atendidos hoy por las autoridades -desde marinos y soldados, fuertemente desplegados, a médicos- quienes les proporcionaron algo de víveres y agua o les atendieron por contusiones o crisis nerviosas.

Se ha incrementado la presión arterial a muchos de los pacientes, hasta en jóvenes, y revisamos a embarazadas. También hay infecciones en vías respiratorias y policontusiones“, indicó la coordinadora nacional del Instituto Mexicano del Servicio Social (IMMS), Frinné Azuara.

La representante indicó que, además de los dos hospitales que tiene el IMSS en la zona, hay un equipo médico de 40 personas atendiendo gente no hospitalizada, y la cifra crecerá en las próximas horas.

Pese a la celeridad de las autoridades, el esfuerzo sabe a poco para los miles de damnificados de esta tragedia, que hoy duermen por segunda noche al raso con una incertidumbre mucho mayor: ¿Tendrán de nuevo una casa donde vivir?.

Daños en Guatemala

En Centroamérica el país más afectado es Guatemala, donde registró una de magnitud de 7,1 y duró 1.33 minutos.

Según el balance oficial, hay 4 heridos, más de 3.500 damnificados, 80 casas dañadas -61 de gravedad- y un puente afectado.

Los daños en Guatemala se reportan en los departamentos de Quiché, Suchitepéquez, Quetzaltenango, San Marcos, Totonicapán y Huehuetenango, aunque se sintió en 14 de los 22 del país.

Los cuerpos de protección civil desde Guatemala hasta Panamá atendieron la alerta de tsunami del Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico (PTWC, por sus siglas en inglés), medida que luego fue levantada tras conocerse que una ola de menos de 20 centímetros era todo el efecto del terremoto en el mar.

Sin embargo, El Salvador y Panamá anunciaron que mantendrán la vigilancia preventiva tras descartar afectaciones.

Las autoridades hondureñas mantienen una alerta preventiva por el potente sismo en el Golfo de Fonseca (Pacífico), cuyas aguas comparte con El Salvador y Nicaragua, aunque tampoco se reportaron víctimas ni daños.

En Ecuador se dispuso la evacuación en cuatro islas de Galápagos, incluida Isabela, la más grande del archipiélago, por la alerta de tsunami tras el terremoto en México.

Las autoridades ecuatorianas también dispusieron el retiro de las embarcaciones a “5 millas fuera de la rada de los puertos y la suspensión del fluido eléctrico en algunas zonas cercanas a las costas”.

El segundo terremoto más grande de la historia de México tiene encendidas las alertas tras las 266 réplicas que se han producido, la mayor de ellas de magnitud 6,1, por lo que se teme que se repita la catástrofe de 1985, cuando una replica de 8,1 sacudió al país y dejó más de 10.000 muertos.

Causas

Expertos del Servicio Sismológico Nacional de México explicaron a Efe que el fenómeno natural se produjo por la fractura interna de una placa tectónica, algo poco habitual y que suele ser más peligroso que los terremotos provocados por el roce de dos placas.

Según la investigadora islandesa del centro Vala Hjorleifsdottir, por lo general son más peligrosos los terremotos que ocurren a causa de la rotura interna de una placa que los que se derivan del roce de dos de ellas, ya que, entre otros factores, “emiten más altas frecuencias, a las que el ser humano y sus edificaciones son más susceptibles”.

En Guatemala se han reportado al menos siete réplicas de grandes magnitudes entre 5,2 y 6,3.

Los “destellos” del terremoto

De manera casi simultánea al terremoto, el cielo se llenó de destellos verdes y azulados. Las imágenes del curioso fenómeno dieron pronto la vuelta al mundo a través de las redes sociales.

¿Qué eran aquellas especie de rayos, de colores sorprendentes? La explicación de la  AEMET es que esas luces son un fenómeno meteorológico conocido como “luces de terremoto”, o también por sus siglas en inglés: EQL (“Earth Quake Light”).

Estas luces, “de color azul claro”, explican desde AEMET, “aparecen cuando un movimiento sísmico altera la estructura eléctrica en la superficie por rotura de enlaces moleculares debido a las grandes tensiones“, explican. Así se genera “una carga positiva en el suelo que va seguida de la emisión de luz azul durante la descarga”.

La duración de ese destello, se ha comprobado, es de cerca de medio segundo. Los azules se combinan con colores blancos, observados a nivel del terreno.

¿De dónde provienen esas coloraciones?

“Los colores blancos parecen resultar de una intensa ionización aérea no específica”, señalan los expertos de AEMET, mientras que los azules se deberían a “emisiones de nitrógeno con un corto período de duración, sucedidas por emisiones de oxígeno verde de mayor duración y seguidas por un rojo mucho menos intenso”.

Pese a su aspecto amenazante, no son peligrosos por radiación. “La cantidad de radiación máxima probable es pequeña, restringida a la superficie, y equivalente a unos pocos meses de radiación natural regular”, confirman desde AEMET. Y es que los cálculos confirman que, aunque en este fenómeno meteorológico se libera Radón, este gas contribuye con una mínima cantidad de radiación.

Hay registro de diferentes formas de aparición de estas luces de terremoto o EQL, distintas a las vistas en México.

“Otras observaciones hablan de rayos de luz que cambian de azul a verde, de cortinas verticales de luz azul verdosa que emergen de grietas en la carretera, creadas por movimientos sísmicos; de observaciones de pescadores de una luz azul subacuática antes del movimiento sísmico de luces en trayecto subacuático, rápido y lineal”, relatan desde la Agencia Española de Meteorología.




Secciones:                
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies