NATURALEZA FOTOGRAFÍA

Fotografía en la naturaleza? sí, pero respeta

Fotografía en la naturaleza? sí, pero respeta Dos jóvenes se fotografían en el templo de Hase en Kamakura (Tokio). EFE/Kimimasa Mayama/Archivo

En el último numero de la revista catalana Sàpiens (julio 2018) hay un curioso texto referido al típico pesado con sus fotos vinculado, y esto es lo curioso, al pintor Paul Degas quien parece ser era muy aficionado a la fotografía.

Sin embargo, según Sàpiens también un tirano a la hora de hacerlas lo que ocasionó, más de un problema y que muchas personas huyeran de él en cuanto intuían que había peligro fotero a la vista.

Este breve pero truculento artículo me ha servido para recordar que, a la hora de hacer fotos, el respeto por las personas, animales y cosas es primordial. Así que me permito recordar algunas pautas para no resultar peligrosos como Degas.

Vacaciones

Y es que las vacaciones son una época muy adecuada para hacer fotografías; es frecuente ver a personas que en las playas, las calles, frente a los monumentos o sencillamente en las terrazas donde descansan y se refrescan están con sus móviles (la mayoría) o cámaras haciendo fotos de todo y, muchas veces, con muy poco cuidado con lo que pueden provocar incomodidades a los demás.

Hay que recordar siempre que las personas tenemos derecho a nuestra propia imagen, que no se nos puede fotografiar impunemente sin nuestro consentimiento y más en el caso de los menores o personas en situaciones especiales, como pueden ser indigentes o con alguna discapacidad.

Esto no afecta a los lugares públicos, como conciertos o acontecimientos deportivos pero, en todo caso, se deben evitar los primeros planos. Siempre es mejor fotos de escenas generales

Además debemos respetar nuestro entorno. No podemos pisotear las flores de un jardín para sacar una mejor foto de un monumento, ni podemos incordiar a otras personas que están a nuestro alrededor; esto es especialmente exigible en las visitas a lugares como museos, lugares donde se celebren actos religiosos o culturales que exigen silencio. En definitiva hay que comportarse de forma respetuosa.

Naturaleza

Y lo mismo ocurre con la naturaleza; los animales son muy propensos a asustarse de los humanos, las aves, por ejemplo, o los pequeños mamíferos huyen en cuanto detectan el menor ruido y, por ello, al hacer fotos en ese ambiente también hay que se extremadamente cuidadoso para no alterar la vida de esos animales o, por los menos, hacerlo en la menor medida posible.

Hacer fotos es muy gratificante, sin duda, a todos nos gusta tener un recuerdo de donde hemos estado, pero esto no puede convertirse en algo molesto para los demás; no se puede llegar a una plaza arrollando a todos y todo para hacer unos de esos selfies que demostrarán que hemos estado en tal o cual sitio

En definitiva, fotografía si pero con respeto. Efeverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com